Fundación Chile

¿Por qué es importante el desarrollo del pensamiento computacional?

Publicado: 17 abril, 2017 Categorías: ,

El pensamiento computacional se asocia inevitablemente con el uso de la tecnología digital y con la programación. Sin embargo, esta competencia va mucho más allá: resulta fundamental para moverse en el mundo del siglo XXI.

Si bien los estudiantes hacen uso cotidiano de la tecnología en Chile, las habilidades cognitivas más complejas relacionadas con las TIC son las menos logradas. Esto supone un desafío a nivel país, donde la integración y desarrollo del pensamiento computacional es clave en este contexto, ya que permite a los jóvenes estar más y mejor capacitados para enfrentar las nuevas irrupciones tecnológicas que aún no se pueden prever.

A grandes rasgos, el pensamiento computacional incluye habilidades tales como modelar y descomponer un problema, procesar datos, crear procedimientos y generalizarlos. Programar, en tanto, es la forma de darle instrucciones al computador para que éste pueda resolver por nosotros un problema.

Según un informe del Foro Económico Mundial, Chile lidera el ranking de uso de TIC escolar a nivel Latinoamericano y, según el Banco Interamericano de Desarrollo, nueve de cada diez establecimientos educacionales tienen salas de computación. Sin embargo, en la práctica, esta infraestructura no está siendo aprovechada y se observan niveles relativamente bajos de uso de TIC para actividades de enseñanza y aprendizaje.

Con el desarrollo de estas habilidades, y para el área de Educación de Fundación Chile, los estudiantes serán capaces de:

– Generar una abstracción del problema a resolver, generalizando y transfiriendo la solución a otros problemas donde sea aplicable.

– Organizar los datos de manera lógica. Identificar y analizar posibles soluciones.

– Especificar una solución mediante una serie de pasos ordenados (algoritmo).

– Codificar la solución en un lenguaje que entienda el computador (programa) o comunicarse de manera correcta para que otros realicen esa solución por uno.

Su importancia radica, en tanto, en que además de reforzar el aprendizaje de las otras materias, les mostrará a los estudiantes una nueva forma de resolver problemas.

Por su parte, un estudiante cuya educación incorpora dichas habilidades en todas sus aristas, estará capacitado para adaptarse rápidamente a las nuevas tecnologías.

Su trabajo permitirá también desarrollar y fortalecer una serie de competencias transversales como: confianza en el manejo de problemas complejos, persistencia al tratar con problemas difíciles, tolerancia a la ambigüedad, habilidad para lidiar con problemas abiertos, y habilidad para comunicarse y trabajar con otros para alcanzar una meta o solución común.

* Para más información, revisa aquí el documento N°6 de Innovación Educativa de Fundación Chile.

Imágenes/Pixabay