Aprendizaje expedicionario: la metodología que revoluciona el aprendizaje en Estados Unidos

Publicado: 22 septiembre, 2016
Educación

En Estados Unidos, el Aprendizaje Expedicionario (AE) ha sido adoptado por una red de 165 escuelas (www.elschools.org), logrando que los contenidos cobren vida y obtengan un sentido diferente para los miles de estudiantes que asisten a esas escuelas.

El norteamericano Jared Fox, experto en la metodología, acercó este enfoque a Chile en el marco de Red-Lab Sur, evento organizado por el Fundación Chile, para que diversas escuelas nacionales se atrevieran a probar nuevas metodologías en sus aulas. Fox, quien es el actual jefe de departamento de ciencias de la escuela Washington Heights Expeditionary Learning School de Nueva York, afirma que “el AE ayuda a que los estudiantes vean que el aprendizaje va más allá de la realización de tares en la sala de clases”.

Esta metodología busca conectar a los estudiantes con los temas reales y concretos de su comunidad. Los desafía académicamente logrando que apliquen en terreno lo que van aprendiendo durante las clases.

Pero, ¿qué es el Aprendizaje Expedicionario? Esta metodología busca conectar a los estudiantes con los temas reales y concretos de su comunidad. Los desafía académicamente logrando que apliquen en terreno lo que van aprendiendo durante las clases. Además, y a través de este proceso, el AE pretende que los alumnos se apropien de lo que están aprendiendo y que se vinculen con expertos en la temática con la que se está trabajando, entregando así un fuerte sentido de realidad.

Francisca Petrovich, editora creativa de educarchile, explica que “el AE se destaca porque involucra a los estudiantes en la solución de un problema real y auténtico que afecta a su comunidad”. “No es sólo aprender contenido, es aplicarle. Así, los estudiantes tienen que pensar críticamente y comunicar de una manera efectiva lo aprendido”, indica.

¿Cómo funciona? A continuación, pasos para empezar a implementar esta metodología en la escuela.

  • Preguntas orientadores

Para comenzar con AE es necesario pensar en los aprendizajes con los que se quiere que los estudiantes salgan al final de la unidad. A partir de eso, se diseñan preguntas abiertas y amigables a las que se harán referencia a lo largo de la unidad. Por ejemplo, si se está pensando que los estudiantes aprendan sobre la contaminación del agua de un río en cierta localidad, la pregunta podría ser ¿es segura mi agua? ¿Cómo impactan mis acciones en el agua de mi familia y mi comunidad?

  • Experiencia de partida

Para que los estudiantes empiecen con AE, se utiliza una experiencia de partida para sumergirlos en el tema de estudio provocando su interés. Siguiendo con el ejemplo anterior, la experiencia de partida podría ser estudiar sobre los usos que se le han dado a esas aguas históricamente, o aprender parámetros para evaluar la calidad del agua.

  • Estudio de casos

El ingrediente esencial de AE es el estudio de casos. El objetivo es dar vida al contenido dela asignatura. Estos estudios, que pueden ser sobre una persona, lugar o institución, exigen a los estudiantes volverse investigadores y expertos en el tema y los preparan para aplicar lo que han aprendido a conceptos más amplios en el mundo real.

Un componente esencial en este paso es la participación de los estudiantes en trabajos de campo. En este, los estudiantes aplican activamente herramientas de investigación. Un ejemplo, podría ser una visita al río donde los estudiantes tomen muestras para analizar su nivel de contaminación.

  • Trabajo con expertos

La construcción de una conexión entre estudiantes y expertos es importante para el AE. Estos expertos pueden adoptar la forma de profesionales capacitados del campo de estudio o bien ser expertos locales menos formales, que viven en la comunidad.

  • Proyecto de cierre y productos

Al final del estudio de caso, se pide a los estudiantes demostrar lo que aprendieron a través de la realización de un proyecto de cierre. El producto que resulta de éste se modela después de un trabajo que sería reconocido por los expertos. Esto motivará a los alumnos a realizar un trabajo de excelencia.  

Los proyectos de cierre pueden estar orientados a la realización posters, raps, ensayos, comerciales e incluso, según el ejemplo visto, realización de charlas a la comunidad sobre la contaminación y el cuidado del río. Estas acciones son denominadas como Aprendizaje en Servicio.

Fuente: “Red-Lab Sur: innovaciones educativas que conectan”, disponible en http://www.fch.cl/wp-content/uploads/2016/06/Libro-Red-Lab-Sur.pdf