Fundación Chile

Educación TP con pilas recargadas

Publicado: 26 Diciembre, 2016 Categorías: ,

Motivar a sus alumnos y no morir en el intento. Eso fue lo que impulsó hace cuatro años a un colegio de Lo Barnechea a mejorar radicalmente sus prácticas educativas. Hoy, los rostros felices de los estudiantes demuestran que el arduo trabajo valió la pena.

El trabajo comienza las 10 de la mañana para un grupo de estudiantes de la especialidad de gastronomía del Centro Educacional San Esteban Mártir de Lo Barnechea, quienes hacen su práctica en el restaurant ubicado justo al lado del liceo. Mientras unos arreglan las mesas y limpian los cristales, otros empiezan a preparar lo que será el almuerzo de ese día.

Y aunque esta imagen de compromiso de los estudiantes ya es cotidiana para la comunidad escolar, no siempre fue así. “Antes, para nosotros la parte TP era un apéndice del colegio, algo con poca relevancia”, comenta Marco Astengo, director del establecimiento, quien lideró una verdadera revolución junto a su equipo.

Mientras que el 2014, 2 de cada cinco estudiantes terminaban sus estudios de Gastronomía y se titulaban, el 2015 este número subió al 54%.

El 2014 el centro educacional fue protagonista de una modernización en varios niveles: gestión, planificación, infraestructura y identificación propia como liceo TP. “Si mirabas este colegio, parecía un científico humanista más. Hoy se ha dado mayor relevancia a la modalidad que tenemos. Antes, recién en segundo medio empezábamos a hablarle a la familia que esto era un colegio técnico. Ahora, les comunicamos a los estudiantes más pequeños que somos TP”, explica Astengo.

Este “asumirse” como colegio técnico fue el primer impulso para una serie de cambios que vivió la institución. “Bajo esta premisa, buscamos darles más presencia a los alumnos técnicos profesionales. Hicimos más talleres, se remodeló la cocina, logramos habilitar nuevas salas de administración. Le estamos dando muchas más fuerza a lo TP”, dice Omar Canales, coordinador área técnico profesional del centro educacional. Además agrega: “Al asumirse TP, los niños de las especialidades notan que tienen más protagonismo y se sienten identificados. Quieren más su especialidad y están más empoderados”.

Guillermina Montecinos, profesora de la especialidad de Gastronomía, explica que el cambio de mentalidad como liceo TP y las renovaciones de infraestructura que ha vivido el centro educacional, han llevado a que los niños se motiven y terminen sus estudios. De hecho, mientras que el 2014, 2 de cada cinco estudiantes terminaban sus estudios de Gastronomía y se titulaban, el 2015 este número subió al 54%. Según lo proyectado, para el 2016 se espera que ese número llegue al 75%.

El comienzo del cambio

Desde el año 2012, el Centro Educacional San Esteban Mártir es parte del programa “DesarrollaT: Educación Técnico de Excelencia”, impulsado por Anglo American y Fundación Chile. La iniciativa tiene como objetivo contribuir a que los estudiantes reciban una educación técnica de calidad, que les abra oportunidades para que puedan aportar al desarrollo de sus comunidades y de nuestro país.

Lo anterior se logra a través de la formación de directivos en liderazgo para la gestión de los procesos específicos relacionados con la educación técnico profesional, asesoría y acompañamiento focalizado a los liceos, capacitación a docentes en planificación y evaluación y el monitoreo permanente de los indicadores de resultados comprometidos.

“Para nosotros, DesarrollaT ha sido una oportunidad para mirarnos, ver al colegio como un laboratorio, atrevernos a hacer cosas”, evalúa Marco Astengo. “Desde el punto de vista de la gestión, una de las cosas que busca el DesarrollaT es que la gestión se centre en los resultados y en actos de monitoreo y de seguimiento”, indica.

“Lo mejor ha sido tener las oportunidad de conocer las realidades de otros colegios, con especialidades similares a las nuestras. Me traje muchas herramientas de trabajo, las aplicamos con nuestros niños y la ajustamos a nuestra realidad”, concluye Omar Canales mientras se prepara para atender a un grupo de estudiantes.