Carolina Casas, de Sesame Workshop: “incluir es más fácil y rápido que educar”

Publicado: 03 julio, 2017
Educación

Según los últimos resultados de la prueba PISA Educación Financiera, que se aplicó a estudiantes de 15 años a nivel internacional, Chile obtuvo 432 puntos, por debajo de la media de los países de la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos) que es de 486 puntos, aunque sobre Perú y Brasil.

Es la primera vez que Chile participa en esta medición, y el resultado dejó en evidencia la necesidad de desplegar iniciativas locales para aumentar la educación financiera, pues hay consenso global que es un conocimiento crucial para salir de la pobreza.

Carolina Casas, directora de Educación y Alcance Comunitario de Sesame Workshop para América Latina, ONG educativa, visitó Chile en el marco de la implementación del proyecto “Sueña, Ahorra, Alcanza“, operado localmente por Fundación Chile (FCh) y patrocinado por Fundación MetLife. La iniciativa busca desarrollar habilidades clave para la toma de decisiones en niños en etapa preescolar.

Casas afirma que en el mundo se ha entendido que hay una necesidad de que gobiernos, e incluso el sector privado, participen en realizar y mantener iniciativas de educación financiera. Además advierte que “si a las personas no se les entregan herramientas necesarias vinculadas a la cotidianidad para mantenerse fuera de la pobreza y desde temprana edad, el efecto de los programas no perdurará en el tiempo”.

-¿Cuál es su análisis del desarrollo de la educación financiera en Chile?

-La situación en Chile es especial, porque ha habido un crecimiento acelerado de la inclusión financiera, desbalanceado con la educación, respecto del uso de los servicios a los que puede acceder la población. Pese a que a nivel regional es el país que ha tenido más éxito en los procesos de disolución de la pobreza, gran parte de la población que ha pasado al siguiente quintil está en una cuerda floja, porque en cualquier momento, ante una enfermedad, pérdida del empleo o movimiento de la economía, puede regresar a esa situación de mayor desprotección.

-¿Por qué se produjo este desbalance?

-Incluir es más fácil y rápido que educar. Si bien, los servicios financieros, como tarjetas de crédito, utilizados de buena manera pueden ayudara las personas a cumplir sus metas, si no existe un proceso educativo y una actuación más sistémica, puede ser riesgoso. Además, los procesos educativos son de largo plazo y requieren de más inversión.

-¿Cómo se vislumbra el panorama para Chile?

-Hay un buen número de organizaciones que se están alineando para corregir esa brecha, como el Banco Central, Sernac, Fosis y BancoEstado, entre otras. La clave está en que sea un esfuerzo estructurado. Junto a FCh nos estamos sumando, porque sigue habiendo un vacío a nivel preescolar, que es hacia donde apunta el proyecto.

-¿Por qué es clave trabajar la educación financiera desde el nivel preescolar?

-A través de los niños podemos comunicarnos con las familias, porque son participantes activos en las decisiones de gasto. Al trabajar con ellos, logramos intervenir en sus familias, educadores y la comunidad. El objetivo es empoderarlos para que empiecen a tomar decisiones positivas en el largo plazo, no sólo para la satisfacción inmediata, sino para alcanzar metas.

-¿Cuáles son los desafíos de la educación financiera?

-Esta ha sido abordada desde una perspectiva de conocimientos, por ejemplo, saber calcular una tasa de interés compuesto y no sobre las habilidades que permiten hacer uso de ese conocimiento y aplicarlo en la vida cotidiana. Ese es el principal reto.

-¿Qué experiencia internacional exitosa puede servir de ejemplo?

-Un caso cercano y muy inspirador es Brasil, donde la educación financiera es transversal al currículo. Actualmente, toda la educación formal tiene un componente de educación financiera o educación para el consumo responsable. Esto ha logrado generar una consciencia de su importancia en la sociedad y que se convierta en un proceso más orgánico.

-¿Cuáles son los impactos que pueden generar proyectos como el suyo?

-Del ejercicio realizado en Brasil hemos aprendido bastante, ya que nos hemos dado cuenta que podemos llegar a influir a nivel de políticas públicas e ir más allá del alcance del proyecto, generando sinergias positivas con otras instituciones. Así, logramos posicionar el tema en la agenda.

Sueña, Ahorra, Alcanza

El programa Sueña, Ahorra, Alcanza es organizado por la ONG Sesame Workshop para América Latina, patrocinado por Fundación MetLife y operado por el Centro de Innovación en Educación de Fundación Chile. La iniciativa está siendo implementada en tres comunas: Colina, Puente Alto y Viña del Mar y tendrá un alcance de 1.500 niños de preescolar, de prekinder a primero básico.

La iniciativa ya se ha realizado en China, India, México y Brasil, y se basa en el desarrollo de aspiraciones y habilidades para la planificación, las que apuntan tanto al ahorro, como a la confianza en sí mismos y la autoestima.

El objetivo final es que los recursos educativos del programa queden disponibles a la comunidad en el portal Educarchile.cl, de FCh. La meta es llegar a unos 15.000 beneficiarios a fines de 2018.

“Incluir es más fácil y rápido que educar. Los servicios financieros pueden ayudar a las personas a cumplir metas, pero sin educación, pueden ser riesgosos”.

“Hay un vacío a nivel preescolar. Al trabajar con los niños, logramos intervenir en sus familias y la comunidad”.

*Previamente publicado en Diario Financiero.