El círculo virtuoso de la acuicultura sustentable

Publicado: 23 febrero, 2017
Alimentos y Acuicultura

El agotamiento de los bancos naturales de diversas especies ha generado un complejo panorama tanto para los pescadores artesanales que viven de su extracción, como para las industrias que los requieren como materia prima, transformándose en recursos escasos para toda la cadena productiva. El impacto también, por cierto, llega finalmente a los consumidores que tienen menos oportunidades -o más onerosas- de acceder a esos productos del mar. Ante esta situación, Fundación Chile está trabajando desde hace algunos años en el desarrollo de nuevos cultivos basados en especies de moluscos bivalvos de importancia económica. Una labor que apunta al sector productivo abasteciendo plantas de proceso y a favorecer a comunidades costeras y pescadores artesanales, en el marco de modelos de emprendimiento acuícolas asociativos entre la empresa, la ciencia y el sector pesquero artesanal. En suma, un modelo en que todos ganan: la industria que cuenta con un abastecimiento continuo y la comunidad que dispone de semillas y que puede volver a extraer su fuente de sustento. Todo ello sin seguir explotando los bancos naturales por lo que la ganancia también es ambiental.

POTENCIAL ECONÓMICO

Almejas, navajas y machas son los moluscos enterradores a los que Fundación Chile les ha dado prioridad por su potencial económico. En almejas (Venus antiqua) ya se ha hecho un largo camino y se dispone actualmente de un hatchery para producir 100 millones de semillas al año. Además, en conjunto con empresas privadas y gremios de pescadores artesanales se iniciarán los primeros escalamientos de engorda en la zona sur durante este año.

A esta positiva experiencia en almejas, se ha sumado en el último tiempo la l+D con semillas de machas (Mesodesma donacium), siempre apuntando al desarrollo de tecnologías que puedan ser adaptadas a distintas escalas de producción procurando simplificar al máximo los procesos productivos y disminuir los riesgos financieros asociados al cultivo. Con ese fin la labor es intensa en Fundación Chile, específicamente en los centros experimentales de Quillaipe yTongoy.

Un nuevo desafío es la reciente adjudicación de un proyecto Fondef de continuidad que tiene por objetivo validar y optimizar la producción masiva de semillas de navaja (Ensis macha). El proyecto previo de navaja -que también contó con el financiamiento del Fondefgeneró una tecnología de producción masiva de semillas de 10-15 mm para estimular el desarrollo de cultivos comerciales, principalmente en las áreas de manejo de los pescadores artesanales del norte chico. En este proyecto participaron la Asociación Gremial de Buzos, Pescadores y Ramos Similares Independientes Artesanales deTongoy y la empresa Cultivos Marinos Tongoy S.A.

Esta nueva etapa tiene como propósito validar ios resultados obtenidos para tas fases de cultivo post larval y asentamiento de navajas, mediante la aplicación de nuevas tecnologías de cultivo con flujo forzado de aire-agua y sin sustrato, sistema utilizado en el CIMA (Centro de Investigaciones Marinas) de España y con auspiciosos resultados. Con esta metodología, se logró hasta un 25% de asentamiento, sumado al sinnúmero de ventajas operativas y sanitarias que implican el poder trabajar sin sustrato durante esta fase crítica del ciclo de desarrollo de esta especie. La ejecución busca validar esta tecnología y estandarizar el porcentaje de asentamiento en el ciclo productivo, así como también probar la factibilidad de albergar en este sistema a semillas de hasta 1 mm.

La empresa Cultivos Marinos Tongoy S.A. actúa como asociada y en sus instalaciones se desarrollarán algunas de las actividades de l+D contempladas. La empresa proveerá de microalgas para los cultivos producidos, además de personal de logística administración y técnico. El interés de la asociada es producto de su visión de la potencialidad de la navaja en el futuro, como una nueva especie a ser cultivada.

Estos logros apuntan al desarrollo de la Acuicultura de Pequeña Escala APE, que además de tener un beneficio económicosocial para las comunidades costeras, se constituye en una importante herramienta de diversificación acuícola. Algo que, en un país prácticamente monoproductor en lo que a canasta acuícola se refiere resulta de gran relevancia. Un elemento más para cerrar este círculo virtuoso en que puede convertirse la acuicultura de moluscos bivalvos.