Creador de Hip Hop Education: “Para enseñar es necesario activar la conexión emocional con las materias”

Publicado: 10 julio, 2015
Educación

“Recuerdo vívidamente cuando estudiaba en una escuela pública de Nueva York y estaba en clases de ciencias o de matemáticas. Me sentía sentirme completamente desinteresado en lo que estaba ocurriendo en la sala de clases”, cuenta Christopher Emdin. Paradójicamente, estudió un máster en ciencias y posteriormente se especializó en un doctorado sobre la enseñanza de estas materias.

El norteamericano también recuerda de su época escolar los ratos libres en su barrio en el Bronx, participando en grupos que cultivaban el hip hop. “El hip hop se volvió en muchas formas en el lugar donde me encontraba a mi mismo cuando la escuela no me aceptaba”, cuenta. Muchos años muchos años más tarde cuando logró unir ambas experiencias y darles sentido. Así fue como nació el Hip Hop Education.

Su objetivo es usar este estilo musical como un vehículo para acercar a los estudiantes materias lejanas y difíciles para la mayoría, como son la ciencia y las matemáticas. El nortamericano se encuentra en el país, invitado por Fundación Chile para participar en el Laboratorio de Innovaciones Educativas RED LAB SUR. En la ocasión transmitirá su experiencia a profesores provenientes de escuelas distribuidas desde Tarapacá hasta Magallanes.

¿Cómo se logra juntar el hip hop con la ciencia? El proceso es sencillo. Los estudiantes deben aprender un determinado conocimiento y luego crear canciones rap donde lo expliquen a su profesor y a sus compañeros. Los estudiantes se reúnen en círculos y cada uno tiene su turno para rapear. La ventaja del hip hop, según explica Emdin, es que “no tienes que ser un gran cantante. Solo tienes que tener algo que decir”.

Pero hay razones más profundas por las cuales este norteamericano intentó dar un uso pedagógico a este estilo musical. Según explica, el arte es un fenómeno que conecta con el corazón del ser humano y activa sus emociones. Del mismo modo, “para enseñar es necesario activar la conexión emocional de nuestros estudiantes con las materias”, complementa. Por eso, decidió usar el hip hop. “Si puedo hacer que mis estudiantes sientan por mis contenidos lo mismo que sienten por el hip hop, puedo hacer que sean científicos”, afirma.

Así, el arte y la cultura han sido tomados por Emdin como un driver para generar en sus estudiantes interés en otras materias. En un principio todo fue muy intuitivo. “Todo lo que sabía era que estaba haciendo algo diferente y que los niños estaban reaccionando de manera un poco diferente. La forma en que reaccionaban estaba más alineada a lo que esperamos que hagan en la sala de clases”, recuerda.

Llegar a una propuesta orientada a estudiantes en contextos vulnerables le ha tomado más de diez años de trabajo. Durante ellos ha realizado pilotos e incluso un programa pionero para introducir el hip hop en las clases de ciencias de diez escuelas públicas de la ciudad de Nueva York.

Según cuenta, su experiencia le ha indicado que el hip hop puede tener un rol sanador en los estudiantes: “El hip hop ayuda a reparar a aquellos chicos a los que se les ha dicho que no pueden, que la ciencia es para los más inteligentes y que no son uno de ellos, a aquellos a los que se les ha dicho que la ingeniería es muy difícil para ellos”.

Así, el Hip Hop Education propone una aproximación distinta a las ciencias, integrando lo racional con los sentimientos y las sensaciones. “¿Por qué enseñamos las ciencias, las humanidades y las artes de maneras distintas?”, se pregunta Emdin. “No porque lo necesitemos, sino porque estamos condicionados a pensar que requieren formas distintas de pensar, pero en realidad eso no es verdad”, afirma.

En Chile se han desarrollado iniciativas similares a la de Emdin. Nelson Bobadilla, profesor de artes musicales y miembro del grupo Legua York ha impulsado instancias experimentales en ciudades como Santiago y Copiapó, combinando el hip hop con diversos contenidos del currículum escolar.

Cumbre de innovadores educativos

Santiago sera el epicentro donde se desarrollará el Laboratorio de Innovaciones Educativas RED LAB SUR, organizado por Fundación Chile y el portal educarchile, con el apoyo de la Embajada de Estados Unidos. Este jueves y viernes, profesores de escuelas vulnerables de todo Chile asistirán a talleres donde podrán conocer y practicar metodologías innovadoras para aplicar en el aula.

Además de Christopher Emdin, también participarán otros invitados internacionales como Doris Sommer de la Universidad de Harvard, quien desarrolla un programa que promueve la lectura a través del arte. Otro expositor es Jared Fox, quien desarrolla una innovadora experiencia de aprendizaje a través de proyectos en el suburbio newyorkino de Washington Heights.

En los días previos, los expositores internacionales visitaron tres regiones para desarrollar talleres en Antofagasta, Valparaíso y Arauco, acercando sus innovaciones a cerca de 250 docentes.