Economía Circular desafía a mantener el valor de los recursos

Publicado: 27 febrero, 2018
Corporativo
Sustentabilidad
* Fuente: El Mercurio.
La idea de este modelo es que los productos o materiales usados a nivel industrial puedan ser recuperados y reutilizados de diversas maneras. Esto basado en principios, como preservar y mejorar el capital natural del medio ambiente, optimizar el uso de los recursos y su vida útil, y fomentar la eficacia del sistema. Una tarea que requiere de la colaboración de todos los actores.

La economía circular es un modelo económico alternativo, reparador y regenerativo que pretende conseguir que los productos, componentes y recursos en general mantengan su utilidad en todo momento de la cadena de valor.

María Eugenia Fernández, subgerenta de Nuevos Negocios de Fundación Chile (Fch), explica que hoy contamos con un modelo económico principalmente lineal, que es de tomar, hacer y disponer. Sin embargo, está obsoleto dado que ya vemos que hay escasez de recursos —como el agua— y donde podemos aprovecharlos mejor. La economía circular busca desacoplar el uso de recursos del crecimiento económico.

Agrega que este concepto se puede resumir en tres principios: preservar y mejorar el capital natural del medio ambiente, usando tecnologías y procesos que empleen recursos renovables; optimizar el uso de los recursos y aumentar su vida útil, utilizando tiempos ociosos de mejor manera, compartiendo los recursos y reutilizándolos; y fomentar la eficacia del sistema, reduciendo externalidades negativas.

‘Estos principios se aplican en toda la cadena de valor. Esto quiere decir en el diseño de un producto para que sea duradero y reutilizable; en la producción y manufactura eficiente y en base a recursos renovables, distribución, consumo y vida útil lo más larga posible; y luego, recolección y el reciclaje de productos para ser reincorporados en la cadena de valor’, explica la experta. 

Añade que, en esta materia, la OCDE entregó una cifra inquietante acerca de los residuos en Chile que indica que solo el 4% de los residuos totales se recuperan, reciclan o compostan.

‘El gobierno está haciendo un gran esfuerzo en mejorar esto, entre otras cosas a través de la promulgación de la Ley REP que tiene por objetivo disminuir la generación de residuos y fomentar su reutilización, reciclaje o valoración. Si bien la ley comienza con productos prioritarios, todos los sectores pueden verse beneficiados al incorporar prácticas de reducción de residuos’, sostiene María Eugenia Fernández.

Dice la ejecutiva que en el país hay algunos casos donde la empresa ha empezado a aplicar la economía circular como parte del negocio, y que actualmente hay varias iniciativas que apuntan a reducir los residuos producidos. Sin embargo, recalca que aún queda mucho por hacer.

Por otro lado, comenta que el consumidor está cada vez más informado y le importan más los temas de sustentabilidad de los productos que consume.

De esta manera, cada vez será más importante transparentar la información que hay detrás del producto.

ALGUNOS AVANCES

La subgerenta de Nuevos Negocios de Fundación Chile sostiene que muchos países han creado estrategias nacionales de economía circular derivados desde diferentes drivers estratégicos y políticas de crecimiento sustentable que abarcan eficiencias, reducción de costos, menor impacto al medio ambiente, generación de nuevos negocios y mejor aprovechamiento de los recursos.

‘Los países europeos han avanzado en este campo, destinando fondos para programas en economía circular. Holanda, Finlandia y UK son algunos países que están impulsando estas transformaciones con programas específicos, detectando oportunidades para los diferentes sectores, como Ellen MacArthur Foundation y su programa CE100 donde congregan a 100 organizaciones para armar proyectos de forma colaborativa en este tema’, señala.

A nivel de empresa, detalla que son varias las que han adoptado prácticas de sustentabilidad de economía circular

Mientras que, por otro lado, asegura que existen casos de cambios en los modelos de negocio que permiten utilizar de mejor forma los productos, transformándolos en servicios.

María Eugenia Fernández subraya que Fundación Chile también trabaja en este desafío de fomentar la economía circular. De esta forma, hace un par de años, empezaron con una campaña de concientización para dar a conocer este concepto. Además, trabajan sensibilizando a emprendedores y principales stakeholders sobre la economía circular y sus oportunidades, capacitándolos y generando charlas con expertos internacionales.

‘Igualmente, tenemos varios proyectos en este ámbito, como el aprovechamiento de aguas residuales a través de una planta de reúso en Coquimbo, como también mejorando la eficiencia energética de los hogares de Chile impulsando el recambio de ampolletas a LED a través del programa ‘Cambia el Foco’, y apoyando a emprendedores a través de la plataforma de emprendimiento de Fch. Creemos que el desarrollo de Chile debe ir asociado a un desarrollo sustentable donde los diferentes actores trabajen en conjunto para lograrlo’, sentencia la experta.

 

GENERAR ACCIONES

Petar Ostojic, fundador y director ejecutivo del Centro de Innovación y Economía Circular (CIEC), recalca que el propósito de este concepto es mantener el valor de los recursos durante el mayor tiempo posible.

Como CIEC —primer centro de economía circular en América Latina— buscan generar acciones de alto impacto en este sector con el desarrollo de áreas clave como la formación, investigación, innovación, transferencia de conocimiento, generando diversos encuentros, desarrollando productos propios e incidiendo en la minería y la tecnología como rubros fundamentales.

‘La idea de economía circular es relativamente nueva, llegando a Chile y Latinoamérica en 2014, aproximadamente, para generar iniciativas con distintas organizaciones. La minería, el retail, empresas de consumo masivo y el rubro maderero son algunos sectores que se han ido adaptando a este concepto, aunque la industria en forma transversal lo ha ido haciendo. También el consumidor ha asumido un rol activo que exige a las organizaciones hacerse cargo de todo el ciclo de vida de los productos que genera’, subraya Petar Ostojic.

El fundador del CIEC sostiene que se estima que este 2018 la economía circular de un gran salto, de la mano de la Internet de las Cosas y del Blockchain. ‘Esto permitirá una transición más integrada, con tecnologías seguras y descentralizadas, y que posibilitarán la trazabilidad de los productos para garantizar una economía circular. Sin duda, llegará una revolución al respecto. En tanto, los desafíos van por el lado de una colaboración integral, tanto de lo público como de lo privado, donde los emprendedores no pueden quedar fuera ya que deben empaparse del concepto y ver la oportunidad de crear nuevos modelos de negocio, generar empleos de calidad, combatir el cambio climático y revolucionar la forma de hacer las cosas’, dice el experto

Explica Petar Ostojic que la idea es que todos los actores, incluida la comunidad, aporten para generar un cambio real en este ámbito. ‘En esta ruta, como CIEC acabamos de abrir nuestras operaciones en Barcelona, lo que se transformará en el puente entre Europa y Latinoamérica, trayendo la experiencia europea en materia de economía circular, con el objetivo de colaborar en esta transición para adoptar este concepto en forma más concreta’, concluye.

Más información en: http://economiacircular.fch.cl/