Engagement y Liderazgo: Cómo impactar en la productividad

Publicado: 23 septiembre, 2015
Desarrollo Humano

Hoy en día las empresas están enfrentando un duro escenario económico, tanto a nivel nacional como internacional, lo que plantea un sin número de desafíos a las organizaciones. En épocas desaceleración y crisis, las empresas que enfocan los esfuerzos en potenciar a los trabajadores, logran impactar de mejor manera el negocio y una de las fórmulas que los expertos plantean para esto, es la de gestión del Engagement como herramienta para aumentar la productividad.

El Engagement se define como un estado mental activo, positivo y satisfactorio frente al trabajo,  que se caracteriza por altos niveles de energía, entusiasmo y absorción.  Este estado hace que las personas se sientan entusiasmadas con su trabajo, obteniendo resultados superiores en su desempeño individual, como también a nivel organizacional.

El creciente interés por este concepto, sobre todo por los gerentes y directores, surge porque se ha demostrado que el Engagement actúa como un importante predictor del desempeño, la innovación, satisfacción de los clientes y productividad. Esta relación se debe principalmente a las emociones positivas que produce y al contagio de éstas, a los demás miembros de la organización, generando un alto nivel de motivación en las personas.

La evidencia muestra que el camino a seguir en la gestión de recursos humanos es a través de la gestión del Engagement de las personas. Entonces, ¿por qué no diagnosticarlo y desarrollarlo al interior de nuestras empresas?

La evidencia muestra que el camino a seguir en la gestión de recursos humanos es a través de la gestión del Engagement de las personas. Entonces, ¿por qué no diagnosticarlo y desarrollarlo al interior de nuestras empresas?

El primer estudio de Engagement en Chile, realizado por Innovum Fundación Chile, reveló que sólo el 18% de los trabajadores del país estaban en estado de total Engagement. En el informe se visibilizaron cuáles son las principales palancas que lo movilizan en el mundo del trabajo, identificándose como factores críticos las oportunidades de desarrollo, la generación de autonomía de parte de los líderes y la pro actividad en los trabajadores. Esto significa, que el nivel de Engagement de los colaboradores no depende solamente de lo que la empresa puede hacer por ellos para mantenerlos activos, intensos y entusiasmados; sino que existe una amplia variedad de acciones que los líderes de cada equipo y las propias personas pueden realizar para afectar su lugar de trabajo y su nivel de Engagement.

Profundizando en lo anterior, está comprobado que una parte importante del Engagement se logra cuando las personas pueden tomar decisiones respecto al diseño de su trabajo e instaurar un sello diferenciador en lo que hacen.

En este contexto, el rol del líder cobra relevancia, ya que son ellos los que permiten la flexibilidad y personalización de los trabajadores al interior de una empresa. Clave en esta tarea es que el jefe actúe como coach en la estimulación y regulación de sus colaboradores, ya que sólo así podrá impactar el nivel de Engagement de su equipo y, por ende, mejorar la productividad.

Sin duda la formación de habilidades laborales en los trabajadores, para generar acciones pro activas que impacten el Engagement, y un líder que permita el desarrollo de sus trabajadores,   proyectan la posibilidad de generar empresas de alto desempeño y alta productividad, lo que es clave actualmente en nuestro país.

Más información en www.engagementfch.cl