Envases para un consumo circular

Publicado: 06 agosto, 2018
Corporativo
Sustentabilidad

La economía lineal, que considera ‘usar y tirar’ está alcanzando sus límites. La acumulación de residuos aumenta día a día.

*Por Marcela Godoy, presidenta de la Asociación de Consumidores Sustentables, AdC Circular

Chile es el segundo país de la OCDE que más envía basura a rellenos sanitarios, situación que ha llevado a que esta sea la inquietud ambiental que más ha crecido entre 2016 y 2018, y el segundo tema ecológico que más preocupa, según la Encuesta Nacional de Medio ambiente del Ministerio de Medio Ambiente.

El ‘problema de la basura’ se ha ido instalando a nivel multisectorial, surgiendo la economía circular como una alternativa a este modelo lineal, con miras a dejar atrás el concepto de residuos y dar la bienvenida al de recursos, basada en la recirculación en ciclos cerrados de los materiales que componen los productos que consumimos con el fin de que mantengan su utilidad y valor en todo momento.

En Chile contamos con un marco legislativo con la Ley 20.920, más conocida como la Ley REP, que, en la actualidad, está en proceso de definición de las metas de recolección de los residuos generados por la industria, para lo cual establece al ecodiseño como uno de los instrumentos de gestión ambiental. 

En este sentido, el espíritu de la Ley REP en línea con el concepto de la economía circular plantea como principios la prevención en la generación y la valorización de los residuos, estableciendo una serie de estrategias para su implementación con el fin de que no existan o se reinserten en los sistemas productivos. 

El producto prioritario de la ley son los envases y embalajes, por esto se propone la desmaterialización, la reutilización y el reciclaje.

Instalar estas estrategias de forma transversal en la sociedad, informando, concientizando y educando se presenta como la principal oportunidad en un contexto en el que el movimiento de consumidores sustentables, personas informadas que exigen a las empresas transparencia, prefiriendo aquellas que se interesan y se hacen responsables por los impactos que generan sus productos.

El Estudio de Consumo Sustentable de Fundación Chile y Sernac (2017), demostró que un tercio de los consumidores encuestados considera que la falta de información es una barrera significativa al momento de escoger productos más sustentables.

La ejecución de estas estrategias de economía circular es a lo que en AdC Circular hemos denominado como consumo circular, pues creemos que los consumidores debemos ser actores activos en este proceso de transformación.

Es primordial tener acceso a información que facilite la reincorporación a los sistemas productivos de los productos, a través de un conjunto de hábitos que incluyen leer sellos, reutilizar, separar en origen, y compostar, sin los cuales la economía circular no será posible.


CONSEJOS BÁSICOS PARA EL CONSUMO CIRCULAR

1.- Elegir productos envasados con la menor cantidad y tipos de materiales posibles. Así ahorramos recursos y facilitamos la separación en origen.

2.- Elegir repuestos o rellenos en vez de un envase principal en cada compra.

3.- Preferir productos reutilizables, como son los envases retornables.

4.- Preferir envases de materiales que se reciclen en Chile, tales como el papel y cartón, plásticos, latas y vidrio.