Fundación Chile

Envases tecnológicos: una oportunidad de innovación

Envases tecnológicos: una oportunidad de innovación

Publicado: 20 Octubre, 2016 Categorías:

Por Verónica Larenas, jefa de proyectos en Alimentos de Fundación Chile.
Columna publicada el 19 de octubre de 2016 en el diario “El Mercurio”.

A escala global, la industria de packaging y envases para los alimentos registra ventas en torno a los US$500 mil millones en la actualidad. Estas cifras dan cuenta de que es un espacio de la industria con un gran potencial económico y de innovación, dado que es uno de los procesos más importantes para mantener la calidad del producto, pero también representa una oportunidad para la aplicación de avances tecnológicos.

Dejando de ser sólo un contenedor o una barrera física entre el producto y el exterior, el envase juega un papel activo en el mundo de los alimentos. Para ello, se incorpora un agente que cumple un rol fundamental durante su vida útil, lo que puede llegar a ser tan importante como el producto. Entre los casos más reconocidos, están los envases activos y los envases  inteligentes.

Los primeros buscan prolongar la buena conservación de los productos con la incorporación de sustancias beneficiosas o la eliminación de compuestos indeseables. El proceso natural de deterioro de los alimentos provoca una disminución de la calidad nutricional de los mismos, debido a la existencia de ciertos procesos químicos y biológicos inherentes a cada producto.  Los envases activos cuentan con elementos activos que generan cambios tanto en la composición como en las características organolépticas del producto, cuidando que siempre se mantengan dentro de la normativa.

En el caso de los envases inteligentes, estos monitorean los mecanismos de alteración, que están relacionados con cambios de pH, actividad de agua, concentración de gases, temperatura, etc. Los sistemas inteligentes informan al consumidor sobre el estado del producto y pueden ser incorporados como  etiquetas, encontrarse al interior del envase o estar impresos directamente sobre el material de envasado. Por ejemplo, existen etiquetas que cambian de color cuando la cadena de frío se mantiene adecuadamente.

A nivel nacional, existen varias instituciones que están llevando a cabo investigaciones sobre envases activos para alimentos, como envases para prolongar la calidad y vida útil de fruta de exportación. Algunas de ellas son Fundación Chile, el Laboratorio de Envases de la Universidad de Santiago de Chile (LABEN Chile), el Centro Regional de Estudios en Alimentos y Salud (CREAS) y empresas como Coexpan, PacLife e Integrity. Por su parte, el Centro de Investigación de Polímeros Avanzados (CIPA), trabaja en temas relacionados con con el desarrollo de nanomateriales biodegradables para envases termoformados.

Si bien, estos envases aún están condicionados por temas de regulación y legislación relacionados con la seguridad alimentaria, es una forma de producir y comercializar productos en menor tiempo, personalizados, a un menor costo y con reducción del impacto medioambiental. Estas soluciones pueden aportar una ventaja competitiva, alargar la vida útil del producto y rebajar los costos de producción, lo que representa una oportunidad de innovación.