Fundación Chile

Fundación Chile desarrolla tecnología que remueve totalidad del boro presente en el agua

Publicado: 18 octubre, 2013 Categorías:

La alta presencia de boro en las aguas del norte de Chile, que supera en más de 40 veces los niveles recomendados por la OMS y las regulaciones chilenas vigentes, genera toxicidad para las personas y para el medioambiente, al afectar la productividad y desarrollo de los cultivos agrícolas.  En esta línea, Fundación Chile desarrolló ABAR,  tecnología única que remueve la totalidad del boro presente en el agua potable, urbana, rural y de riego, siendo un proyecto de alto impacto país.

La iniciativa es una tecnología innovadora altamente eficiente y de bajo costo, basada en un proceso de intercambio iónico optimizado que utiliza una resina específica para la remoción de boro de aguas. Ésta  pasa a través de columnas empacadas con resina  en una configuración innovadora que permite remover la totalidad del boro, pudiendo ser usada para consumo humano, riego y fines productivos.

El boro en las aguas del norte ha afectado los cultivos de cientos de familias agricultoras. En zonas afectadas, escasamente se da alfalfa y maíz, estando limitados otros cultivos con mayor valor comercial. Por esta razón, la productividad de estas zonas está dañada.

“Este proyecto nos abre una oportunidad de mercado para trabajar con agricultores, sanitarias y mineras, ya que están limitadas y reguladas debiendo remover el boro del agua para su desarrollo productivo. Las tecnologías existentes en el mercado no son tan eficientes como ABAR, ya sea porque no permiten la remoción completa del boro, son de alto costo de inversión y operación o generan altos volúmenes de residuos. Así, la alta demanda de agua de buena calidad y tecnologías costo-eficientes abren una oportunidad para la creación e implementación de ABAR”, señaló Juan Ramón Candia, gerente de Agua y Medio Ambiente de Fundación Chile.

“Nunca antes se había contado con una tecnología abordable en su precio y eficiente en un 99,9%. Con aguas de calidad el cambio positivo puede ser transformador, se beneficiarán especies vegetales y animales, con el consecuente impacto en los cultivos y productividad; mejora la salud de las personas y se evitan enfermedades, y se permite que procesos industriales y mineros traten sus aguas”, agregó.

El boro se produce en forma natural al ser liberado desde la corteza terrestre a través de la erosión e infiltración hacia los cuerpos de agua. Es decir, no es posible detener su aparición. Dado esta condición, el problema que aborda ABAR es de duración indefinida, lo que la hace sustentable en el tiempo. De esta forma, ABAR está abriendo una serie de oportunidades de desarrollo para la zona norte, no sólo a nivel agrícola, sino que a nivel de procesos mineros e industriales, sanitarias, etc.