Fundación Chile

Fundación Chile realiza la entrega de dos plantas de tratamiento de aguas a Viña Matetic

Publicado: 31 Enero, 2013 Categorías:

Fundación Chile entregó a Viña Matetic, dos plantas de tratamiento de aguas desarrolladas a través de InBioTreat, una innovadora tecnología para el tratamiento de efluentes líquidos que opera a través de humedales artificiales y sistemas microbiológicos de tratamiento, y busca degradar materia orgánica y otros contaminantes tales como el nitrógeno y fósforo. Una de estas plantas de tratamiento  serán usada para los riles vitivinícolas y la segunda, para el tratamiento de las aguas servidas provenientes del restaurant y el hotel de la viña.

La tecnología desarrollada y adaptada por Fundación Chile en nuestro país, busca promover un uso eficiente de la energía y generar conciencia ambiental. Por ello, se caracteriza por ocupar un bajo consumo energético, no requerir aditivos químicos y regirse de acuerdo a lo establecido en las normativas medioambientales vigentes.

“La contaminación de los recursos hídricos se debe principalmente a las descargas directas e indirectas derivadas de actividades agrícolas, forestales, mineras y vertimientos de aguas domiciliarias. Esto se traduce en cuerpos de agua los cuales se ven constantemente sometidos a descargas de desechos y residuos industriales, los que en su mayoría presentan un alto grado de contaminación, con la consiguiente situación de riesgo para la salud de la población”, señaló Rocío Fonseca, Directora de Negocios Ambientales de Agua y Medio Ambiente, de Fundación Chile.

Un proceso biológico como InBioTreat, permite remover contaminantes orgánicos como DBO5, SSTy  nitrógeno, entre otros, utilizando un proceso de depuración que es capaz de bajar hasta un 90% los contaminantes presentes en el efluente respectivo.

El sistema, que pone especial énfasis en el sector vitivinícola, no requiere de operadores manuales para su funcionamiento ni tampoco significa costos muy altos de mantención, algo que la transforma en una alternativa altamente sustentable en términos costo-eficiencia para los que trabajaban en el rubro.

Los sistemas son de fácil operación. El agua residual es bombeada desde un sedimentador primario donde se separan los sólidos hacia la celda de biotratamiento y es distribuida por gradiente mediante un sistema de drenaje. Esto permite la circulación del agua a través del lecho poroso de la celda, el agua circula siempre por debajo de la superficie del material de relleno.

“Esperamos que este sea el comienzo de la proliferación de estos sistemas de tratamiento modulares demostrados como altamente sustentables dado los bajos consumos de energía, reducidos costos de operación y elevado valor paisajístico que entregan”, señaló Rocío.