Fundación Chile

Generan nuevos ladrillos a partir del mercurio de los termómetros

Publicado: 17 octubre, 2016 Categorías: ,

La tecnología vuelve inocuos los residuos del compuesto y los encapsula en forma de ladrillo para que éste no afecte la salud de las personas.
Mercutreat también busca contribuir al proyecto en.lighten, que busca empujar el recambio a luminaria eficiente y, entre sus líneas, resolver el problema de los residuos de mercurio presentes en las ampolletas tradicionales.

Con el propósito de proteger el medio ambiente y la comunidad de la contaminación producida por el mercurio, Fundación Chile -con el financiamiento de Corfo- desarrolló el proyecto Mercutreat que contempla la creación de una planta que encapsula el elemento y lo vuelve un residuo inofensivo. La tecnología transforma el compuesto tóxico y produce bloques sólidos que no afectan la salud de las personas.

El proyecto consiste en una planta móvil que es capaz de convertir los residuos del compuesto en un ladrillo inocuo que no se altera con el medio ambiente. El bloque que se confecciona pesa dos kilos y que contiene 400 gramos de mercurio, lo que equivale a encapsular el compuesto tóxico presente en 80 mil ampolletas u 800 termómetros.

“La toxicidad del mercurio puede perjudicar el sistema nervioso, el circulatorio y el corazón. Este elemento se bioacumula y es capaz de movilizarse en grandes distancias, por esta razón es importante desarrollar tecnología para hacer del mercurio un compuesto no peligroso” explicó la jefa de proyectos de Sustentabilidad, Paola Matus, de Fundación Chile.

Mercutreat es capaz de tratar entre 8 y 10 kilos diarios de mercurio y se espera que pueda procesar entre 1,92 y 2,4 toneladas al año. En la actualidad, se están realizando pruebas piloto para ajustar y perfeccionar el sistema con el fin de lograr un prototipo con escalamiento comercial.

“Esperamos que el proyecto cumpla con la validación para que este ladrillo, que se produce con residuos de mercurio, tenga un uso en la construcción,de obras viales por ejemplo, para que el encadenamiento productivo sea eficiente y se saque el máximo provecho de los recursos” agregó la experta de Fundación Chile.

La tecnología desarrollada podría presentarse como una contribución nacional e internacional para el tratamiento de mercurio, lo que permitiría a los países cumplir con el Convenio de Minamata, firmado por 92 países -incluyendo Chile-. El tratado busca regular los procesos en los que se utiliza el elemento, restringe su comercialización y desarrolla metodologías para su tratar sus residuos. El potencial tóxico que tiene este químico, tanto en contacto con las personas como en los rellenos sanitarios, le da relevancia a la acción.

“El diseño de un modelo de negocio que se haga cargo del reciclaje de residuos de mercurio, como el que ya existe en muchos países de la OCDE es fundamental y es relevante que existan programas específicos para controlar estos desechos” dijo la jefa de proyectos de Sustentabilidad de Fundación Chile.

La iniciativa también buscará contribuir al proyecto en.lighten, desarrollado por Fundación Chile que tiene como objetivo acelerar y potenciar el mercado de la iluminación eficiente en el país, que en una de sus líneas de acción busca solucionar el problema de los residuos de mercurio presentes en los tubos fluorescentes y las ampolletas fluorescentes compactas (o ahorrativas).

¿Dónde está el mercurio?

La tecnología de Mercutreat puede aplicarse a matrices concentradas de mercurio presente en insumos de la minería o en aparatos domésticos comoampolletas fluorescentes compactas, tubos fluorescentes, pilas, toma presión, amalgamas dentales o termómetros.

via GIPHY