Fundación Chile

Hablemos de calidad

Hablemos de calidad

Publicado: 29 marzo, 2017 Categorías:

Por Rosario Navarro, Directora TIC y Educación de Fundación Chile y educarchile.cl.
Columna publicada en “El Mercurio” el 8 de marzo de 2017.

Desde ayer, el Mineduc, puso a disposición de toda la ciudadanía la consulta “Bases del Futuro”, instancia participativa que busca recopilar visiones y propuestas sobre los cambios que debería incluir el nuevo currículum para tercero y cuarto medio. Por otro lado, esta misma semana la Agencia de Calidad de la Educación activó la campaña #CalidadEs con una pregunta sencilla pero profunda: para ti, ¿qué es calidad?

Estas instancias no deben ser desaprovechadas. De todos depende convertirla en un hito que nos lleve finalmente a ajustar la educación que reciben nuestros niños y jóvenes, y alinearla con los requerimientos y desafíos que trae consigo el futuro, que claramente aún desconocemos, pero podemos prever.

En el caso del nuevo currículum de tercero y cuarto medio, el objetivo es consolidar un plan común para la educación artística, humanístico-científica y técnico profesional que se traduzca en contar con jóvenes que egresen del colegio con una base cultural común más fuerte. Esto, les permitirá en el futuro construir una sociedad mucho más dialogante, creativa e innovadora, bajo el alero de los conceptos de ciudadanía y formación integral. En lo más próximo, este nuevo currículum busca emparejar la cancha para los estudiantes de las distintas modalidades y a enfrentar de mejor manera y en igualdad de condiciones tanto el mundo universitario como el técnico-profesional, trazando una mejor ruta de aprendizaje.

Por otro lado, la propuesta para a nueva formación diferenciada humanístico-científica, busca permitir que los estudiantes exploraren más ampliamente su futuro de acuerdo a sus motivaciones, con mayor información, lo que les permitirá ser artífices de sus respectivas trayectorias educativas, y de seguro ser mejores ciudadanos que aporten al desarrollo del país desde las áreas más cercanas a su abanico de intereses, desarrollando de mejor manera sus talentos. El país, sus empresas e instituciones, públicas y privadas exigen ciudadanos comprometidos, que sepan desenvolverse en un mundo complejo y en constante cambio.

¿Por qué es tan importante que participemos de estas iniciativas? Porque la construcción del currículum y la calidad educativa es un proceso continuo y colectivo; donde además debemos aprender de los aciertos y errores del pasado, recordando qué y cómo aprendimos las generaciones mayores y qué creemos nos hizo falta. Esta es la oportunidad perfecta para que finalmente logremos que la experiencia que se viva en las aulas sea una verdadera herramienta para enfrentar la compleja realidad del siglo XXI que enfrentarán estos jóvenes cuando deban decidir qué hacer con su futuro.

Las bases curriculares son el mapa de ruta que guía el trabajo de la comunidad educativa. Es, en definitiva, lo que le deben aprender los estudiantes luego de sus años de escolares. Para que estas bases sean pertinentes y determinen un aprendizaje significativo y que perdure para toda la vida, es necesario que estas dialoguen de buena manera con sus intereses y realidades, entregándoles herramientas para enfrentarse a los desconocidos desafíos que trae consigo un futuro cada vez más dinámico y complejo como ciudadanos y personas integrales.
Los invito a todos a participar.