Fundación Chile

Hazte cargo de la diversidad de tus estudiantes y aprende cómo diferenciar en la sala de clases

Publicado: 16 Diciembre, 2016 Categorías: ,

Para diferenciar en la sala de clases es necesario tener presente dos elementos: el estudiante y los elementos claves de la instrucción en el aula.

La actual cultura de estandarización y homogenización de la sociedad en que vivimos, ha traído graves problemas a los sistemas educativos. Entre ellos, olvidar que todos los estudiantes aprenden de manera distinta, a través de diversos métodos y a diferentes ritmos.

La importancia de hacerse cargo de esta realidad es clave para que los niños aprendan lo más posible. Diferenciar en la sala de clases busca respetar las necesidades de aprendizaje de cada uno de los alumnos y maximizar sus aprendizajes.

La diferenciación en la sala es una forma de aproximarse a la planificación del currículum y el proceso de enseñanza sabiendo que los estudiantes son académicamente diversos. No tiene que ver con que se les haga más fácil o difícil aprender, sino que es asumir las diferentes inteligencias, habilidades y facilidades que los estudiantes tienen.

“Las personas aprenden de manera distinta y tienen diferentes formas de demostrarlo. Un profesor que tiene una estrategia pedagógica y una didáctica que funciona como un estándar no puede atender a esa diversidad”, explica Macarena Laso, jefa de contenidos del portal educarchile. “Si bien está comprobado que todas las personas aprenden mejor a través de la experiencia, los docentes necesitan saber cómo atender a la diversidad para igualar las oportunidades de aprendizaje”, agrega.

Pero, ¿cómo es el profesor que diferencia en el aula? Primero, hay que darse el tiempo de conocer detenidamente a los estudiantes y tratar de identificar cómo aprenden. Además, se recomienda organizar la sala y planificar las clases pensando en los estudiantes y no en la manera más cómoda de enseñar para el docente.

En concreto hay que tener en mente tres atributos que son fundamentales para diferenciar en la sala de clases:

Preparación.

Este atributo está ligado al nivel de conocimiento con que cuenta el estudiante y el nivel de comprensión con que cuenta al momento de ser expuesto a un nuevo aprendizaje. Además, es clave saber con qué destrezas cuenta.

Perfil de aprendizaje.

Para diferenciar en la sala de clases, hay que tener considerado también los modos que tienen los estudiantes de aprender, como por ejemplo, su tipo de inteligencia.

Interés en el aprendizaje.

¿Qué disfrutan los estudiantes? ¿Sobre qué les gusta pensar? ¿Qué les gusta hacer? ¿Cómo prefieren aprender? Responder estas preguntas ayuda a los estudiantes a conectarse no sólo individualmente con las habilidades y contenidos, sino que en un nivel afectivo lo que incrementa la receptividad y destraba las resistencias afectivas que pueda tener el alumno.