Fundación Chile

Hernán Araneda: “La Formación Técnica es clave para la productividad y empleabilidad de Chile”

Publicado: 8 Septiembre, 2014 Categorías:

Actualmente, el 54% de los alumnos de primer año, en la educación superior, estudian en Centros de Formación Técnica (CFT) e Institutos Profesionales (IP) en Chile.

Año a año aumenta la matrícula de alumnos en Centros de Formación Técnica (CFT) e Institutos Profesionales (IP). Esto es muy positivo pues aumenta la calificación de la fuerza de trabajo y permite que las empresas estén mejor preparadas para incorporar nuevas tecnologías y aumentar su productividad. Desde la perspectiva de los jóvenes que optan por la formación técnica superior, particularmente en áreas tecnológicas, se les abren oportunidades de empleo de calidad y posibilidades de acceder a más entrenamiento a lo largo de la vida.

“La Formación Técnica, además de ser necesaria y conveniente para el país, es clave para la productividad y empleabilidad, pero se requiere mejorar su articulación con otros niveles de enseñanza y con el mundo laboral. Para esto es indispensable contar con un Marco Nacional de Cualificaciones. Hoy existen dos experiencias exitosas en esto, una es del sector minero y la otra de INACAP. Es momento de extender este esfuerzo a todo el sistema de formación técnica de Chile, incluyendo los oficios”, explicó Hernán Araneda, gerente de Innovum Fundación Chile.

Por su parte, Daniela Torre, directora de educación superior de la misma institución recalcó: “Es importante asegurar la calidad y pertinencia de los programas deeducación superior. Para ello, se requiere mayor articulación entre las instituciones de educación superior y el mundo productivo, que haga conversar a dos sectores usualmente desconectados y que no se relacionan en gran medida debido a prejuicios. Sólo asegurando esto, podemos garantizar la calidad de la enseñanza. Un buen ejemplo es lo que ha hecho el sector minero con el CCM, lo cual es replicable en todos los sectores”.

Para Innovum Fundación Chile, la clave es tener una Formación Técnica de calidad, pertinente y articulada con el mundo laboral. Esto quiere decir, que los CFT e IP ofrezcan matriculas de carreras que se requieran en el mundo laboral, con estándares de calidad establecidos y con la enseñanza de las competencias que se demandan.