Innovación Abierta: transitando hacia una minería más inteligente y competitiva

Publicado: 06 noviembre, 2017
Expande

La actual expansión de la globalización y otros factores permiten que la innovación fluya en todas las direcciones, dando lugar al paradigma de la Innovación Abierta, donde las empresas pueden innovar más efectivamente con acceso al conocimiento diseminado más que mediante un enfoque cerrado. Sin embargo se requiere de una arquitectura que conecte los componentes, destacándose el rol del broker de innovación o broker tecnológico ejercido por Fundación Chile.

En este contexto surge el Programa Innovación Abierta en Minería, Expande, como una evolución del Programa de Proveedores de Clase Mundial (PPCM). Como destacan Patricio Meller y Pablo Parodi (2017), en la publicación “Del Programa de Proveedores a la Innovación Abierta en Minería” la sola existencia de esta iniciativa no generará espontáneamente innovación, requiriéndose que las compañías mineras sigan desempeñando el rol fundamental que han tenido en la innovación y que ha sido clave en la competitividad de la minería del cobre en Chile.

En relación a los desafíos futuros de la industria minera, existen numerosos antecedentes que dan cuenta de las líneas de investigación, desarrollo e innovación tecnológica, y que buscan definir agendas de alto impacto para la minería. En particular, la iniciativa “Desde el cobre a la innovación: Roadmap tecnológico 2015-2035” –coordinado por Fundación Chile con el apoyo del Ministerio de Minería y Corfo— que condensa un esfuerzo colaborativo de la industria minera permitiendo focalizar los esfuerzos de innovación tecnológica.

Los desafíos tecnológicos se enmarcaron inicialmente en cinco ámbitos o “núcleos traccionantes”: Relaves; Fundición y Refinería; Operaciones y Planificación Minera; Concentración de Minerales; y Hidrometalurgia. A los que se suman Exploración y Nuevos usos del Cobre.

Sin embargo, y aunque en el paradigma de la innovación abierta hay una mezcla de demand pull y supply push, disponer del listado de desafíos explicitados en el Roadmap Tecnológico –y del conocimiento técnico que lo sustenta—constituye una ventaja que proporciona un extraordinario valor a los emprendedores.

La identificación de oportunidades a partir de la caracterización de necesidades, en este caso los “desafíos” de la industria, constituye la base para un emprendimiento tecnológico. Estas oportunidades deben cumplir con ciertas características, dentro de las que destacan:  aportar valor a un cliente de manera significativa, ya sea resolviendo  un problema relevante o satisfaciendo una necesidad no cubierta; ofrecer al emprendedor y al inversionista un potencial beneficio económico relevante, suficiente para cumplir con las expectativas de riesgo/recompensa; el equipo emprendedor debe poseer herramientas y experiencia relevante; la necesidad detrás de la solución debe perdurar por un tiempo razonable para obtener beneficios.

En este contexto, y a través de Expande, se han logrado prospectar cerca de 400 soluciones tecnológicas, provenientes de alrededor de 200 empresas, las que apuntan a desafíos en prácticamente toda la cadena de valor de los negocios de la exploración y el desarrollo minero. Estas soluciones se encuentran en diversas etapas de madurez tecnológica y comercial, con muchas de ellas a nivel de concepto o con validación de componentes a nivel de laboratorio, manifestándose la dificultad para realizar la validación o demostración de éstas en ambiente operacional. Aunque los casos son puntuales, es posible afirmar que el programa ha facilitado el desarrollo de pruebas de validación en faena a proveedores y esperamos que estas experiencias prontamente se conviertan en casos de éxito que puedan ser compartidos con el ecosistema.

Junto con la dificultad para la realización de validaciones en faena, otro aspecto mencionado consistentemente por los proveedores, es la necesidad de acercamiento a los usuarios de las tecnologías y de visibilidad ante los otros actores relevantes en las compañías mineras. Esta brecha, particularmente importante para los emprendedores que no poseen una trayectoria en la industria, constituye un foco de acción principal para Expande, el que se aborda, entre otras maneras, mediante la recomendación de soluciones tecnológicas a las contrapartes en las empresas mineras socias de la Plataforma. Estas recomendaciones a la fecha han incluido aproximadamente a un 10% de las soluciones prospectadas y tienen dentro de los criterios de evaluación la pertinencia de la solución en los desafíos de las compañías, el grado de madurez de las tecnologías y su potencial de escalamiento.

Adicionalmente, Expande ha realizado un mapeo del capital de riesgo en Chile, caracterizando las opciones existentes para las distintas etapas de financiamiento (seed, early stage, expansion) e identificando las oportunidades de vinculación con estas entidades, destacándose la posibilidad de aportar en suplir la brecha existente de conocimiento minero experto, contribuir a visibilizar los portafolios de proyectos y facilitar el acceso a redes con la industria.

El esfuerzo realizado a la fecha por todos los involucrados en esta iniciativa ha abierto espacios para la colaboración y generado tracción en varios aspectos relevantes. Esto es una base para el cumplimiento de los objetivos propuestos, pero tal como ha sido enunciado por Meller y Parodi, “el rol fundamental para la generación de innovación lo siguen desempeñando las principales compañías mineras. Si se quiere  ‘mover la aguja de la innovación minera’ se requiere que haya un ‘engagement efectivo’ de las grandes compañías”.

La minería de los próximos años posee desafíos, quizás aún más complejos que los que ha enfrentado hasta el día de hoy. La necesidad de encontrar nuevos yacimientos, acortar los ciclos de inversión, incrementar la base de reservas mineras y  transitar desde las actuales operaciones hacia sistemas mineros aún más seguros, eficientes y con una menor huella de carbono, son algunos de los desafíos en los que debemos contribuir con capacidad de articulación, empuje y conocimiento técnico, sobre todo si consideramos que la minería debe constituir el motor para el desarrollo de nuestro país.