Fundación Chile

Intentos fallidos: El camino al éxito

Publicado: 19 Abril, 2015 Categorías: ,

AndresPesce

 

Por: Andrés Pesce, Gerente de Negocios y Empresas de Fundación Chile.

En capital de riesgo y emprendimiento, incluso cuando tenemos éxito, fallamos más de lo que acertamos. En nuestra historia (la de Fundación Chile) haciendo capital de riesgo hemos fallado el 75% de las veces. Dicho de otra forma, de los 65 emprendimientos que hemos formado hemos salido de 56 de ellos, de estos, 14  recuperaron más que el capital inicial y 42 no recuperaron ni siquiera el capital. Hemos invertido US$ 107 millones y hemos recuperado, a la fecha, US$ 110 millones. Es decir este 25% de aciertos ha pagado por el 75% de intentos fallidos ¿O es al revés?

En una estrategia de innovación, ya sea a nivel país o a nivel de un fondo de capital de riesgo, lo que debemos buscar es construir un portafolio de opciones. Nos sabemos cuáles de ellas tendrán éxito ni menos de qué forma lo harán. En este sentido, debemos ser inteligentes en construir ese portafolio de opciones, pero esta inteligencia no recae en la capacidad de poder predecir el futuro ni modelar sistemas complejos con la fantasiosa premisa de eliminar la incertidumbre y aleatoriedad.

La inteligencia se debe apoyar justamente en que estos portafolios se beneficien de los eventos no previstos, la incertidumbre y la aleatoriedad. Tenemos la tentación a buscar recetas y estudiar casos de éxito, sin darnos cuenta que el recuento de la historia supone una simplificación de los eventos inciertos e inesperados. En palabras de Nassim Taleb en su libro llamado Antifragile, señala que “la vida es más, mucho más, laberíntica que como se muestra en nuestra memoria -nuestras mentes están en el negocio de transformar la historia en algo suave y lineal, lo que nos hace subestimar la aleatoriedad”.

Los intentos fallidos (que son consecuencias de eventos inesperados, dado que nadie quiere fallar a priori) son clave en una estrategia de innovación. Haríamos bien en construir portafolios de opciones que pongan el foco en cómo beneficiarse de esos intentos fallidos, reciclando relaciones, equipos, información y aprendizajes en nuevas apuestas. Re-fraseo, entonces, lo dicho antes: el 75% de nuestros intentos fallidos han permitido el 25% de nuestros aciertos.

Fuente: El Mercurio, abril 2015