Fundación Chile

Inversión ángel: el punto ciego del ecosistema

Inversión ángel: el punto ciego del ecosistema

Publicado: 12 diciembre, 2016 Categorías:

Actualmente en Chile existen múltiples aceleradoras de negocio enfocadas en apoyar emprendedores en etapa temprana, pero el punto ciego del ecosistema nacional -aún en formación- es la falta de apoyo que tienen estos mismos emprendedores cuando su negocio crece. Ahí es donde las redes de inversión ángel cumplen un rol fundamental -enfocadas en apoyar startups en etapa temprana o media-, pero en el país sólo existen tres activas.

Cuando una startup cuenta con validación comercial –ventas o un piloto- y quiere acelerar su proceso de crecimiento ocurren dos complejidades: existe una dificultad mayor para que accedan al capital y enfrentan la falta de expertise en el escalamiento de su negocio. Según la lógica del embudo del ecosistema, cada vez habrá más empresas con este tipo de problemas, lo que deja en evidencia un punto ciego, donde no hay suficientes redes o inversionistas para cubrir la demanda creciente de mentoría y financiamiento.

En el ecosistema nacional, la inversión ángel continúa siendo un concepto nuevo acompañado de una desinformación generalizada. Existe un trabajo pendiente para educar a los inversionistas y las startups a entender cuáles son sus roles con el fin de que puedan sacar el mayor provecho. Las redes de inversión ángel son socios estratégicos que ponen a disposición su experiencia y redes de contacto, además de aportar el capital, para que los emprendedores puedan alcanzar su próximo nivel de desarrollo.

Por esta razón, es importante vincular a los distintos actores del ecosistema e inyectar recursos para garantizar la sostenibilidad de los emprendimientos en el tiempo. La buena noticia es que hay luces de que hay un avance, porque ocho redes latinoamericanas firmaron el convenio de cooperación ÁngelesAP -en la cumbre de la Alianza del Pacífico- para promover esta inversión en la región.

Al mismo tiempo, sigue latente la necesidad de crear fórmulas para incentivar el financiamiento de este tipo de proyectos debido a que la experiencia internacional ha demostrado que el número de inversiones y el monto despegan cuando existen normas asociadas. El ecosistema necesita inversionistas con experiencia, comprometidos y con ganas de potenciar nuevos negocios para que los buenos emprendedores puedan pasar con éxito el valle de la muerte.