Valparaíso y Coquimbo serían las regiones con mayor potencial de reúso de aguas residuales

Publicado: 22 marzo, 2017
Sustentabilidad

Un estudio de participación público-privada ejecutado por Fundación Chile[1] confirmó que Valparaíso y Coquimbo serían las regiones con mayor potencial de reúso de aguas residuales, como respuesta asertiva al cambio climático y escasez del recurso hídrico. La investigación forma parte del libro “Desafíos del Agua para la Región Latinoamericana” que se presenta hoy en Water Week Latinoamérica 2017, en el marco de la Semana del Agua que se desarrollará en el Centro Cultural Gabriela Mistral hasta el 25 de marzo y que es organizada de manera conjunta con Rumbo a Brasilia[2]. En la oportunidad se desarrollarán diversas actividades relacionadas a la temática del agua y su impacto sobre el medio ambiente, salud, clima, economía y comunidad,.

La realidad del cambio climático y el estrés hídrico en muchos países del mundo; y de manera particular en Chile, los recurrentes periodos de sequía, la heterogeneidad geográfica y el alza de la isoterma, han impulsado la búsqueda de nuevos mecanismos de abastecimiento de agua, entre ellos: la colección de aguas lluvias, el trasvase de aguas desde cuencas, la desalinización de aguas marinas y el reúso de aguas residuales tratadas.

Los sistemas de reúso de aguas residuales son una alternativa ya utilizada, y con éxito, para suplir la falta de agua en países como Israel, Singapur, Australia y España. Chile es uno de los países que experimenta estrés hídrico hace algunos años y las regiones de Valparaíso y Coquimbo han demostrado tener las mejores condiciones para la aplicación de este sistema, con beneficios para la agricultura, la minería, la industria y el consumo poblacional. Ambas regiones tienen el mayor caudal de aguas residuales y podrían ser reutilizadas, convirtiéndose en un suministro de agua continuo, útil y seguro en todo aspecto.

En Coquimbo, existen 3 emisarios submarinos (conductos que bombean agua residual) que proveen el 67% del agua de reúso, 19 plantas urbanas (29%) y 71 plantas rurales (2,6%). La demanda regional es de 415.602 m³/año, liderada por el sector agrícola, la minería, la población y la industria. El agua disponible para reúso cubre apenas el 8% de la demanda regional. Aprovechando el mapa fluvial de la zona, el modelo de reúso de aguas residuales propone rescatar las aguas antes que sean descargadas al mar, tratarlas y enviarlas a un punto donde se puedan almacenar para su posterior uso.

El proyecto ejecutado por Fundación Chile y financiado por el Gobierno Regional de Valparaíso demostró que este sistema resulta ser una solución costo/efectiva y replicable con positivos impactos económicos, sociales y ambientales. Valparaíso tiene 30 comunas declaradas en emergencia agrícola, 25 sectores con restricción para nuevas explotaciones subterráneas y 30 mil personas abastecidas con camión aljibe con un costo anual de 1.440 millones de pesos (en el año 2015). La oferta de aguas residuales corresponde en un 64% a emisarios submarinos, 32% a plantas urbanas de tratamiento de aguas servidas y un 4% a plantas rurales.

Se estima que en el mundo, las pérdidas a causa de las sequías alcanzaron los 8 mil millones de dólares en 2014 y las empresas gastaron ese año cerca de 84 mil millones de dólares en buscar opciones de administración, almacenamiento y obtención del agua. Chile podría declararse como privilegiado con una escorrentía media total de 51.218 m³ por segundo/persona al año, cifra 8 veces mayor que la media mundial, sin embargo; es ejemplo de las brechas de desigualdad en su acceso al agua.

En el país existen 283 plantas de tratamiento  de aguas servidas, de las cuales 33 son emisarios submarinos. Del total de estas plantas, más del 38% se encuentran en la Región Metropolitana; le siguen Coquimbo (12,6%) y Biobío (11,5%).

La normativa sanitaria vigente no regula específicamente el servicio de reúso de aguas servidas tratadas y actualmente se tramita un proyecto de ley de reúso de aguas grises. “La reutilización de agua en Chile tiene un desafío relacionado con la gobernabilidad, ya que en un escenario tan exigente, es preciso disponer de legislación, políticas y un marco legal regulatorio para el uso de aguas residuales tratadas; que habilite la inversión, la innovación y el desarrollo sostenible”, señala Ulrike Broschek, subgerente de sustentabilidad de Fundación Chile y coordinadora del estudio.

De acuerdo a la investigación, Valparaíso experimenta escasez hídrica hace 7 años. La agricultura demanda el 79,8% de las extracciones de agua dulce para sus procesos productivos, su población consume el 12,4%, las faenas mineras un 4,3% y las industrias de la región un 3,5%. Si se utilizara el total de las descargadas por los emisarios submarinos en caso de priorizar la agricultura básica, destinando el 95% a este sector; se obtendría un alza del 1,7% en el PIB y 18.446 nuevos empleos. No obstante los resultados favorables, si se priorizara la minería y se le asignara un 15% a este sector, un 10% a la industria y un 59% a la agricultura, se estima que el PIB se elevaría un 13%, generando 83.303 nuevos empleos.

En el segmento agrícola de Valparaíso, el 16, 95% del consumo hídrico agrícola sería suplido por el total de aguas residuales y los emisarios alcanzarían a suplir el 10.83% de la demanda. Casablanca, Cabildo,  Quillota y San Felipe son las comunas con mayor consumo agrícola de agua. Actualmente, la demanda de agua de riego es de 747 millones m³/año, y si se aplicara eficiencia en riego mediante técnicas de goteo, se podría reducir el consumo actual a 496 millones m³/año.

Este caso de innovación en modelos de extracción, procesamientos y oferta de agua, además de la transferencia de tecnología en regiones, constituye una de muchas experiencias que serán compartidas en Water Week Latinoamérica 2017, en el marco del Día Internacional del Agua que se conmemora hoy.

Cabe destacar que las actividades de la Semana del Agua se extenderán hasta el 25 de marzo.

 

Más información aquí.

 

[1] “Diagnóstico del potencial de reúso de Agua Residual Tratada en la Región de Valparaíso”.

[2] Rumbo a Brasilia lidera la trayectoria latinoamericana de cara a la realización del próximo Foro Mundial del Agua a desarrollarse en Brasil el 2018.