Actores claves de la Asistencia Técnica Educativa se reúnen para reflexionar sobre su trabajo en terreno y políticas públicas

Publicado: 09 May, 2016
Educación

Trabajar para acortar la brecha entre teoría y realidad es lo que se pretendía en el taller “Perfil de Competencias del Asesor Técnico Externo”, convocado por Fundación Chile. La instancia se enmarca en el proyecto financiado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) cuyo objetivo es levantar las competencias que deberían tener los asesores de las ATE (Asistencia Técnica Educativa Externa), para mejorar la calidad y la pertinencia de los servicios que entregan estos organismos. Esta iniciativa es implementada por el Ministerio de Educación, Fundación Chile y el Centro de Investigación Avanzada en Educación (CIAE) de la U. de Chile.

Fundación Chile aporta a este proyecto su experiencia de más de una década en la asesoría a establecimientos educativos, a través de sus programas Mejor Escuela y Mejor Liceo Técnico. “Hemos trabajado en varios proyectos donde el consultor es una figura importante y a la vez también hay una experiencia de varios años en perfiles de competencia y cómo se aplicación esos perfiles directamente en terreno”, explica Patricio Traslaviña, director de Educación Técnico Profesional del Centro de Innovación en Educación de Fundación Chile.

El taller en particular, que surge desde un estudio llevado por el CIAE para contrastar lo que dice la política actual sobre las ATE con la realidad, asistieron asesores ATE, sostenedores y directores de colegio. “La idea es que ellos puedan mirar si el propósito que se le ha dado al consultor ATE es válido, si se vincula de manera coherente con la función que hemos propuesto para éste, para finalmente identificar si estas funciones son coherentes a las actividades en terreno”, explica Andrea Osorio, jefe de iniciativa del Centro de Innovación en Educación de Fundación Chile.

En el taller también estuvo presente Loreto de la Fuente, investigadora del CIAE, quien acompañó en todo momento a los asistentes. “Es sumamente relevante contrastar una propuesta con las personas que trabajan en el ámbito en que se sitúa esa propuesta. De lo contrario construyes algo en el aire que no tiene ninguna conexión con la práctica y con lo que efectivamente necesita para mejorar”, reflexiona.

Dentro de la misma línea comenta Ana María Amengual, asesora ATE, quien valoró mucho la instancia que permitía validar lo teórica con la realidad. “Hay varios aspectos que se han mencionado que me dan ganas de discutir bien, porque hay ciertos aportes que uno puede hacer pero que siempre va a ir dependiendo de la realidad de los colegios. Eso hay que considerarlo”, concluye Amengual.

Marco Astengo, quien también asistió al taller, es Director del Centro Educacional San Esteban Mártir de Lo Barnechea y admite que no entendía muy bien cuál era la importancia que tenían las ATE en el proceso de mejora escolar. “Luego de las conversaciones de hoy, tener la ATE correcta es fundamental. Y que lo que está en papel corresponda efectivamente a lo que sucede en el terreno es más importante aún”.

¿Qué son las ATE?

La Asesoría Técnica Educativa es un apoyo que recibe el establecimiento educacional cuyo objetico es apoyar el mejoramiento continuo de los aprendizajes. Además de aportar en la elaboración e implementación del Plan de Mejoramiento Educativo, debe permitir la generación de un trabajo colaborativo con la comunidad educativa. También se espera que se transfieran conocimientos y habilidades que dejen capacidades instaladas en el establecimiento para que el trabajo de mejoramiento continúe sin la necesidad de la presencia del asesor ATE. (Fuente: Registro ATE)