Consumidores y productores sustentables, un círculo virtuoso

Publicado: 21 June, 2018
Sustentabilidad

Fuente: Coca Cola Journey

Si preferimos consumir productos más amigables con el medio ambiente, alguien tiene que producirlos. A esa ecuación virtuosa aspira una economía circular, basada en la responsabilidad encadenada de consumidores y productores.

La Fundación Chile (FCH) y el Servicio Nacional del Consumidor (Sernac) encargaron a la empresa Cadem el “Estudio de Consumo Sustentable”, una encuesta que reveló que un 60% de los chilenos desconoce lo que significa el concepto de su

stentabilidad, pero a la vez dice estar abierto a conocer más. Por eso se vuelve tan urgente contar con más información.

 

¿Qué significa ser un consumidor responsable? Si usamos bicicleta en vez de auto, usamos bolsas reutilizables o preferimos productos frescos de estación, estamos siendo consumidores más responsables, porque “para serlo, no es necesario cambiar radicalmente los hábitos de vida, basta incorporar algunas decisiones sustentables”, explica Andrea Cino, Jefa de Proyectos de Sustentabilidad de Fundación Chile.

 

 

“Muchos piensan que nuestras acciones del día a día no tienen un impacto significativo en fenómenos tan grandes como el Cambio Climático o la escasez de agua, pero sí lo tienen: las pequeñas decisiones que tomamos dejan una huella real y grande. De ahí la importancia de saber cuáles son los ámbitos de nuestro estilo de vida que impactan más”, agrega Andrea.

Las cuatro áreas donde los seres humanos más impacto generamos al medio ambiente son: el transporte, la energía de uso doméstico, la alimentación, y los productos y servicios de consumo diario. “Con esos cuatro componentes ya tenemos el 90% de nuestra huella ambiental identificada”, detalla la profesional de Fundación Chile.

En esa línea, FCH lanzará en julio próximo una plataforma web destinada a informar a los consumidores sobre cuáles son los atributos sociales y ambientales de un gran número de productos de consumo masivo que hoy se encuentran en el mercado. La iniciativa, que es parte del proyecto Mi Código Verde, desplegará un directorio on-line de productos identificados con marca, donde se comunicará de forma simple y confiable cómo contribuyen al medio ambiente.

Productores más responsables

La producción sustentable, por su parte, buscar hacer frente a los principales impactos asociados al ciclo de vida de un producto y la idea es que las empresas logren identificar dónde se están generando esos impactos e implementen iniciativas para minimizarlos o, idealmente, crear impactos positivos.

“Nosotros estamos apostando a que el consumo sea el gran movilizador de la cadena”, dice Andrea, porque si los consumidores están más informados, entonces podrán exigir bienes y servicios con mayor valor sustentable a productores más responsables. A ello se suma que muchas veces el impacto no siempre reside en la elaboración misma de los productos, sino en el uso que se les da.

Si bien el interés por este tema estusiasmó primero a empresas multinacionales, “se han empezado a sumar las chilenas, debido a los acuerdos internacionales que ha suscrito el país, como la Agenda 2030 y el Acuerdo de París”, comenta la Jefa de Proyectos de Sustentabilidad de Fundación Chile.

Andrea explica que un buen ejemplo de lo que significa precisamente ser un productor responsable es lo que hace Coca-Cola al incentivar el uso de los envases retornables, porque “la empresa identificó que en el ciclo de vida del producto, si las botellas se reciclan y se reutilizan, entonces se minimiza el impacto del producto como un todo”.