En Lluta desalinizarán agua de río para riego de hortalizas y frutas

Publicado: 25 January, 2016
Sustentabilidad

La sequía en el norte de Chile afecta directamente a la agricultura y la economía de la zona. En este escenario, Fundación Chile, con el financiamiento del Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC) de la Región de Arica y Parinacota, propone mejorar la calidad del agua del río con la instalación de una planta desaladora en el valle de Lluta. El proyecto tiene como fin analizar el impacto que tiene el riego con agua desalinizada en los productos para diversificar la oferta agrícola del lugar.

“Es importante para los productores locales conocer qué frutas y verduras muestran buenos resultados cuando las riegan con agua de mejor calidad a la disponible, porque de este modo, podría existir una transformación en las pymes del valle, respecto a la generación  de una oferta diversificada de cultivos” explicó Carolina Cuevas, jefa de proyectos de Sustentabilidad en Fundación Chile.

FICAgro04
El proyecto tiene como fin analizar el impacto que tiene el riego con agua desalinizada en los productos para diversificar la oferta agrícola del lugar.

Los agricultores del valle de Lluta deben regar 1801 hectáreas cada día para mantener sus cultivos, que en la actualidad presentan dificultades debido a que el agua de riego de la zona presenta altos niveles de salinidad y boro. El valle de Azapa, de la misma región, alcanza una producción de 180 toneladas de tomates cherry al año, mientras que Lluta sólo reúne 30. La baja competitividad agrícola de la localidad es atribuida a la mala calidad del agua, puesto que dificulta la producción de cultivos de mayor valor agregado.

En la actualidad, en Lluta se cultiva maíz y tomate, pero la iniciativa pretende evaluar la producción de zapallo italiano, melón, sandía y algunos otros frutales para evaluar su establecimiento con  las mejoras en la calidad de agua. “La implementación de este tipo de tecnologías en el valle, nos permitirá evaluar in situ la factibilidad de ampliar la oferta de la localidad a cultivos de mejor calidad, incrementando la competitividad de sus agricultores” agregó Carolina Cuevas, la experta de Fundación Chile.

La iniciativa tiene una duración de diez meses y cuenta con el apoyo de la Junta de Vigilancia del Río Lluta.