Escolares saldrán de sus liceos listos para trabajar en la minería

Publicado: 15 June, 2018
Desarrollo Humano

29 establecimientos forman parte de la Red Eleva, que articula la formación y lo que necesita la industria.

*Las Últimas Noticias

La imagen tradicional que se asocia a un minero -tiznado y con una lámpara en el casco- está obsoleta. ‘Cada vez son más tecnológicos. Un trabajo típico en la minería moderna, en el ámbito extractivo, es un operario manejando una consola para el control de los procesos’, ilustra Hernán Araneda, gerente del Centro de Desarrollo Humano de Fundación Chile.

Este giro trae dos consecuencias para los futuros trabajadores: 1) Cada vez se requieren más conocimientos tecnológicos y de robótica; 2) La formación en los liceos técnicos y la educación superior muchas veces no va de la mano con estos avances. ‘Hay un descalce importante entre los contenidos que se imparten en los distintos niveles y los requerimientos de la industria’, opina Araneda.

Desde esa premisa nace la Red Eleva, iniciativa público-privada que pretende coordinar al mundo de la gran minería con la formación técnico profesional. Apoyado por los ministerios del Trabajo, Economía, Minería y Corfo, el programa se está implementando en Iquique, Antofagasta, Coquimbo y en una macrozona central, que incluye a las regiones de Valparaíso, Metropolitana y O’Higgins. En total involucra a 29 liceos técnicos (ver tabla), 9 instituciones de educación superior y 14 Organismos Técnicos de Capacitación (Otec). ‘Los liceos técnicos profesionales van a revisar sus currículum y sus metodologías de trabajo con los alumnos: vamos a probar nuevas tecnologías de aprendizaje de última generación’, promete Araneda.

El plan es que a fines del próximo año egrese de los liceos la primera generación de técnicos; ahí se realizará una evaluación. ‘Los programas formativos que cumplan los requerimientos de calidad van a recibir un sello del Consejo Minero. Es una innovación que esta acreditación no sea hecha por el Estado ni por otra entidad educativa, sino que por el propio sector empleador’, destaca.

Las especialidades 

Joaquín Villarino, presidente ejecutivo del Consejo Minero, destaca el fortalecimiento de la educación técnica: ‘Este programa es clave, ya que busca contribuir a la productividad del sector, guiando a los jóvenes hacia los ámbitos donde existe oferta laboral, las competencias que deben tener y cómo pueden obtenerlas’.

Precisamente, la apuesta es que los liceos prioricen las especialidades que requiere la industria: explotación minera, metalurgia extractiva, mecánica automotriz, mecánica industrial, electricidad y electrónica. Este foco concuerda con las cifras del último reporte del Consejo Minero, que advierte que al año 2026 faltarán 9.420 mantenedores mecánicos, 6.140 mantenedores de equipos móviles y 2.413 mantenedores eléctricos, por ejemplo.

‘La idea es que por medio de su participación en el programa las instituciones puedan mejorar la pertinencia y la calidad de su formación. Así los jóvenes estarán mejor preparados para enfrentar el mundo laboral, pero también la continuidad de estudios hacia educación superior. Es decir, esperamos que puedan optar a mejores trayectorias laborales y formativas’, señala Nicole Carpentier, coordinadora de Implementación y Redes de Eleva.

Unión público privada 

El lanzamiento de la iniciativa se realizó un liceo ñuñoíno, hasta donde llegó el ministro de Educación, Gerardo Varela. ‘Es un programa que demuestra que cuando existen objetivos comunes, el sector público necesita de la energía, la eficiencia y los recursos del sector privado’, realza el ministro.

Agrega que ‘a pesar de que en este sector los minerales se pueden agotar, nuestra riqueza como país no reside en ellos. La riqueza se crea y la crean los chilenos todos los días. Una educación de calidad nos permite asegurar que en Chile no se pierda más talento. Tenemos que educar para el futuro y eso no sólo consiste en enseñar oficios, sino fundamentalmente habilidades y valores’.