La Región de Coquimbo concentra la mayor falta de agua del país

Publicado: 29 marzo, 2018
Sustentabilidad

La escasez hídrica estaría limitando el desarrollo económico en nueve cuencas del territorio. En el caso más grave, la demanda de agua supera a la oferta en más de siete veces.

*El Mercurio (prensa escrita)

El cambio climático y el aumento del desarrollo productivo están poniendo en jaque a las cuencas hidrográficas de Chile por la falta de agua.

El problema es saber cuán grave es el problema para poder intervenir eficientemente.

Esto no es menor si se considera que actualmente el país tiene una brecha de agua -lo disponible menos lo que se consume- de 82,6 m3/s, cifra que se espera aumente a 149 m3/s en poco más de una década.Uno de los principales problemas para dimensionar la brecha hídrica es la falta de datos o la dispersión de los mismos.

Esperando minimizar esto, Fundación Chile da a conocer el libro “Radiografía del Agua: Brecha y Riesgo Hídrico en Chile” en la 5 {+a} versión de la reunión Water Week Latinoamérica 2018, que se realizará entre hoy y mañana en el GAM.El trabajo concluye que si bien la disminución de precipitaciones y aumento de temperaturas se manifiesta en todo Chile, “esta variación se agudiza desde la zona central del país hacia el sur y, principalmente, en las zonas aledañas a la costa”.

Y esto afecta al desarrollo.De las 101 cuencas que existen en el país, solo 25 contaban con datos suficientes y comparables.

Tras la medición, se estableció que nueve de ellas están sometidas a tal estrés que se consume el 40% o más del agua disponible.

El río Los Choros, en la Región de Coquimbo, es el caso más extremo, con una brecha de 824%, mientras que el río La Ligua, en la Región de Valparaíso, llega al 129%.

En otras palabras, en ambos casos el consumo de agua sobrepasa el total de la oferta disponible en 724% y 29%, respectivamente. Para llegar a este resultado, lo que se consideró como consumo fue el total de agua extraída para diferentes actividades productivas y que no regresa a las cuencas, ya sea por evaporación y evapotranspiración, o al ser incorporada en los productos, descargada al mar o trasladada a otra cuenca, explica Ulrike Broschek, subgerente de sustentabilidad de Fundación Chile. De los casos analizados, las cuencas que presentan mayor brecha están en las regiones de Arica y Parinacota, Atacama, Coquimbo y Valparaíso.

Esta información es útil para tener una mirada sistémica de toda la cuenca en su conjunto, explica la especialista.

“Esto permite priorizar las soluciones multipropósito y estar dispuestos a sacrificar en el corto plazo los beneficios individuales para ir en la búsqueda del beneficio común”, opina.

Casos como Singapur o Israel son ejemplos a seguir.Esta radiografía es parte de Escenarios Hídricos 2030, una iniciativa que congrega a múltiples actores y que busca la sustentabilidad en el abastecimiento de agua.

En este contexto, el libro complementa el trabajo que se está realizando en seis cuencas piloto -Copiapó, Aconcagua, Maipo, Maule, Lebu y Baker- donde se trabaja en la construcción de escenarios futuros para 2030 y 2050.

“Junto a entidades locales, se está buscando priorizar soluciones en base al precio que implica seguir la tendencia que llevamos versus los costos y ganancias de alcanzar un escenario sustentable”, dice la especialista.”El objetivo de este trabajo es identificar y localizar los problemas que existen en las cuencas, de manera de asignar recursos y establecer las acciones necesarias para abordarlos”. ULRIKE BROSCHEK Fundación Chile