Más que un libro, un manual de innovación abierta.

Publicado: 21 enero, 2019
Expande

La publicación pone énfasis en las experiencias de países líderes en la implementación de modelos de innovación abierta, tales como Australia, Canadá, Alemania, Israel, Suecia y Finlandia.

El estudio concluyó que las políticas de innovación de cada país y la madurez del ecosistema influyen en la capacidad de desarrollo de iniciativas de IA. Existen ciertos incentivos y factores que apuntan a promover el desarrollo de un ecosistema de innovación, entre ellos, incentivos tributarios, políticas para la protección de propiedad intelectual, conectividad, financiamiento, el talento, entre otros.

Con el objetivo de impulsar el crecimiento y transformación de la industria minera hacia el desarrollo sostenible y competitivo, Expande con la colaboración de la consultora internacional EY Chile, lanzaron la publicación “Innovación Abierta en Minería: Modelos e Implementación”, que analiza y difunde las mejores prácticas a nivel global en cuanto a la utilización de modelos de innovación abierta.

La actividad contó con la participación de Enrique Molina, Director Ejecutivo de Expande; Eduardo Valente, Socio líder para la Industria de Energía y Minería de EY Chile; Martin Walter, Especialista Industrias Extractivas, BID; Lodewijk Verdeyen, CEO Engie Factory; Julio Morales, Gerente de Innovación y Tecnología Equipos Mineros de Komatsu; Ricardo Morgado, Director de Estrategia y Desarrollo, Expande.

Durante el lanzamiento, Ricardo Morgado, señaló que “a través de esta publicación buscamos compartir con el ecosistema qué procesos están siendo desarrollados hoy a nivel global, cuáles son las principales recomendaciones para su implementación y cuáles han sido las principales experiencias que podemos reconocer y que son un aporte a nuestro ecosistema de innovación”.

El ejecutivo agregó además que “estamos viviendo un momento muy propicio para difundir este tipo de modelos y así promover su incorporación, no solo para la minería del cobre, sino para otros grandes desafíos país que tenemos por abordar en el corto plazo: el litio, la electromovilidad, la transición energética y el uso eficiente del agua. Todos ellos muy relacionados con la generación de un espacio de trabajo colaborativo que necesita nuevas herramientas para identificar soluciones tecnológicas innovadoras en diferentes horizontes de tiempo, pero siempre conectados con la demanda”.

Por su parte, Eduardo Valente, señaló que “hoy día las organizaciones se ven enfrentadas al desafío de adaptarse a un mundo de negocios con cambios acelerados y disrupción constante. Frente a este escenario, la innovación no es una alternativa más, es un deber de las organizaciones. Nuestro enfoque en la innovación abierta se basa en la premisa que la innovación es el arte de crear cosas difíciles, fácilmente a través de la colaboración”.

Valente agregó, además, que “considerando la volatilidad de la industria minera y  de metales, las compañías de este sector necesitan de la innovación para sobrevivir, especialmente cuando operan en un ambiente de precios bajos. La innovación entrega soluciones que permiten enfrentar sus desafíos, especialmente en materia de productividad, un aspecto clave para mejorar la competitividad”.

Cabe destacar que este estudio se desarrolló en el marco de la culminación de un largo camino que se ha recorrido con el apoyo del BID Lab y que hoy después de tres años se materializa con el lanzamiento del libro “Innovación Abierta en Minería: Modelos e Implementación”, que se suma a una serie de otras publicaciones que han permitido visibilizar el trabajo de empresas proveedoras que han respondido a la urgencia de agregar valor y asumir los cambios tecnológicos que el sector minero está demandando.

“Creo que el trabajo realizado marca con claridad la diversidad de opciones disponibles para la promoción de la innovación, y de las oportunidades para el desarrollo de un ecosistema público y privado que conjuntamente ayude a promover no solamente nuevos emprendimientos, sino también dejar definitivamente de lado la noción de que los países de América Latina y el Caribe no tienen dadas las condiciones para promover inversiones en I+D+i”, indicó Martin Walter, Especialista Industrias Extractivas, BID.

Principales hallazgos identificados

 La aplicabilidad de todos los modelos de innovación abierta (IA) se enmarcan en un contexto determinado que no solo depende de la industria y que incide en su efectividad. En este sentido, las políticas de innovación de cada país y la madurez del ecosistema influyen en la capacidad de desarrollo de iniciativas de IA en los mismos. Existen ciertos incentivos y factores que apuntan a promover el desarrollo de un ecosistema de innovación, entre ellos, incentivos tributarios, políticas para la protección de propiedad intelectual, conectividad, financiamiento, el talento, entre otros.

 Del análisis de estos ecosistemas de innovación descritos, una de las cosas que concluyó es la tendencia a especialización en los mismos y la relevancia de las políticas de los países a favor de acelerar la innovación en la economía. Sin embargo, las políticas no deben ser aisladas. Factores como la conectividad global, la interconexión local, el financiamiento, el talento, la colaboración, la calidad de las instituciones educativas y las políticas de innovación mejoran las condiciones para que ecosistemas de innovación prosperen.

 El análisis de estos modelos muestra que la innovación abierta en minería está mucho menos desarrollada que en otras industrias. Una de las razones radica en la dificultad de integrar tecnologías y en lo costoso que implica probar las mismas. Los proveedores grandes suelen innovar a través de startups, utilizando modelos de techscouting, idea contest, CVC, entre otros, y cuando el riesgo tecnológico es menor, les ofrecen estas tecnologías a sus clientes mineros, o la trabajan en conjunto con ellos a través de Joint Venture.

 Los nueve modelos de innovación abierta (networking, mentorship, techscouting, club deal, idea contest, corporate accelerator, venture capital, joint venture, corporate venture capital)que se encuentran en esta publicación proponen diferentes métodos para su desarrollo, los que siguen las necesidades de la empresa y requieren distintos niveles de compromiso, no solo en términos de capital financiero, sino también respecto a habilidades y experiencia compartida.