Noticias


agosto 3, 2012

Cultimar concluye el mayor cultivo de larvas con ojo de su historia

Desde el año pasado se viene generando una nueva plataforma para el resurgimiento de la industria ostionera, lo cual a estimulado a que varias empresas, algunas de las cuales habían cerrado sus instalaciones de cultivo de ostión, hayan vuelto a sembrar e iniciar actividades acuícolas. Esto ha generado una demanda de larvas y semillas de ostiones que nos tiene trabajando a doble marcha, con el fin de producir y cumplir con varios pedidos"", explicó el director técnico del Centro Acuícola Cultivos Marinos de Tongoy (Cultimar), Antonio Vélez. En paralelo, y gracias al desarrollo de una tecnología de producción distinta de la utilizada en la industria, denominada T3 y desarrollada por el equipo de Investigación y Desarrollo (I+D) del centro acuícola, ha sido posible mantener un estándar de producción que permite la cosecha de larvas con ojo y semillas para estas nuevas demandas. ""De esta manera, se está generando una demanda interesante de producto que pone a Cultimar en una expectante situación productiva, apoyando directamente el renacimiento de la industria"", concluyó el profesional.