Fundación Chile

Robert Swartz: “tenemos el desafío de enseñar y preparar a los estudiantes a vivir en un mundo, por ahora, incierto”

Publicado: 13 junio, 2017 Categorías: ,

El experto en pensamiento crítico y también director del Center for Teaching Thinking, estuvo de paso en Chile en el marco del X Seminario de la Red de Escuelas Líderes. FCh lo entrevistó, y aquí podrás enterarte qué nos dijo.

Red de Escuelas Líderes, iniciativa impulsada por Fundación Minera Escondida, Fundación Educacional Arauco, Fundación Chile y El Mercurio, celebró su décimo aniversario, y lo hizo en grande, junto al experto en pensamiento crítico, Robert Swartz, también director del Center for Teaching Thinking.

En la antesala del X Seminario Internacional de la Red de Escuelas Líderes, el doctor en Filosofía de la Universidad de Harvard y autor del libro “Aprendizaje basado en Pensamiento”, estuvo visitando algunas escuelas en Arauco y Antofagasta, y reuniéndose además con representantes del mundo educacional a nivel nacional.

Robert Swartz, ha trabajado por más de treinta años con docentes de colegios y universidades alrededor del mundo desarrollando e impartiendo cursos de formación profesional sobre el pensamiento crítico y creativo en los contenidos curriculares.

Para comprender más sobre el “Pensamiento crítico” y cómo se pueden beneficiar las escuelas, estudiantes y profesores con su aplicación, Fundación Chile, entrevistó al experto, y esto fue lo que nos dijo.

1. ¿Si el pensamiento crítico es tan importante, por qué no se enseña en las escuelas?

Existe una costumbre a nivel educacional de centrarse en la memorización, y que se refuerza a través del tipo de pruebas que se les realizan a los estudiantes. Entonces, si se considera que esta es la forma en que los estudiantes aprende, el pensamiento crítico, como una forma de aprendizaje, no se considera que vale la pena.

Ahora, también he encontrado algunas otras razones, que no son del todo agradables, que algunos maestros y padres dicen: “No quiero que nuestros estudiantes se conviertan en pensadores críticos, porque comenzarán a criticarme y yo soy el jefe”. Sin embargo, no hay evidencia que justifique eso.

2. ¿Cómo el director escolar puede generar las condiciones propicias para el desarrollo del pensamiento crítico al interior de su escuela?

Hay maneras muy fáciles de hacerlo, y suponen tener una ventaja con los niños pequeños. El director o profesor debe introducir ejemplos con el que los niños estén familiarizados y con el que puedan responder. De esta forma ellos estarán pensando críticamente, sin tener que hablarles directamente del pensamiento crítico.

Por ejemplo, puedes poner a los niños en una situación donde se les pregunte qué es lo que va a suceder si salen de casa sin una camisa. De esta forma, los niños tendrás razones para pensar qué es lo que podría pasar. Y esto es pensamiento crítico. Necesitamos que los niños se acostumbren a hacer eso y en base a su propia experiencia.

Con los adolescentes esto se podría reforzar directamente en los planes de estudios. Por ejemplo, eres Napoleón y estás tratando decidir qué hacer al ser desafiado por Wellington a una batalla. Tus tropas están cansadas, pero tienes que tomar una buena decisión y pensar de forma crítica.

3. ¿Podría dar un consejo para que el docente promueva el desarrollo del pensamiento crítico en la sala de clases?

De la misma forma podrías dar ejemplos de pensamiento crítico que no funcionaron. Todos pensamos críticamente todos los días, pero no muy bien.

Por ejemplo, una amiga necesitaba comprar un automóvil. Así que ella me dijo que iría al concesionario que vendía el tipo de vehículo que ella quería. Yo sabía un poco de esto, entonces le pregunté por qué no iba a otro lugar. Ella me respondió: “bueno, tu sabes, leí algunos cosas que ellos decían sobre el automóvil y parecía ser un buen vehículo para mi. No es tan caro y bueno como otros que están en el rango del mismo precio”. Yo le pregunté: ¿Irás y lo comprarás? y ella me dijo: “no, se los suficiente. Entonces iré a obtener un poco más de información y si hay algo que no me gusto, no lo compraré”.

Sin embargo, tiempo después volvió al lugar y compró el automóvil, y le dije: me comentaste que necesitabas más información para averiguar cómo era el auto. ¿Cómo sucedió esto? y ella me dijo: “Me senté con el vendedor y le hice algunas preguntas, y finalmente me dijo que era un buen auto”. Luego le dije: “pero, si el es un vendedor, ¿por qué le creíste? ¿Por qué no miraste revistas de automóviles?”, a lo que ella respondió: “El me dio confianza”. Le volví a preguntar: “¿por qué es de confianza?”. Ella me respondió: “Bueno, él no tenía barba, afeitó su cara, llevaba una corbata, me sonrió y me ofreció una taza de café. Parecía un buen tipo, así que le creí.

Entonces, este es el ejemplo que yo escogería para hablar de alguien que pensó críticamente, pero no del todo bien – que buscó una información equivocada.

4. Robert, estuviste visitando algunas escuelas en Chile, específicamente en Arauco y Antofagasta. ¿Cuál fue tu impresión del cómo se enseña en el país?

Visité una escuela en Arauco y hablé con muchos profesores en Antofagasta. Mi impresión fue que al menos las personas que estaban ahí, estaban realmente interesadas en un cambio significativo y saben que tienen permitir que los estudiantes tengan la oportunidad de desarrollar sus propias ideas, de convertirse en mejores pensadores y aprender mejor. Les mostré ejemplos de lo que otros maestros han hecho.

Así que mi impresión es que en estas dos comunidades están bastante abiertas a hacer algunos cambios significativos que ayudarán a sus estudiantes a convertirse en mejores pensadores y aprender mejor. No tengo conocimientos sobre las reglas en estos sistemas educativos, pero creo que no deberían haber condiciones para realizar estos cambios.

5. ¿Cuáles son los desafíos de la educación en el Siglo XXI?

Estoy asustado porque no  sabemos cómo será el mundo en los próximos 15 años. No tenemos idea porque hay muchas cosas pasando, muchas fuerzas operando. Sin embargo,tenemos el desafío de saber cómo podemos enseñarles a los estudiantes a vivir en un mundo, por ahora, incierto y tal vez, con muchos desafíos como el calentamiento global y los conflictos entre personas de diferentes etnias.

Para mí la gran pregunta es cómo podemos modificar el currículo e incorporar esta y otros tipos de habilidades, además del conocimiento, que permita a los estudiantes estar preparados para cualquier cosa. Eso es difícil.

*Te invitamos a descargar el libro “Pensamiento crítico”: Formemos a los ciudadanos para el Siglo XXI”. Pincha aquí.