Tres actores del ecosistema de innovación analizan el primer presupuesto de MinCiencia

Publicado: 14 octubre, 2019
Sustentabilidad

Fuente: Diario Financiero, 14 de octubre, 2019.

El presupuesto del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación (MinCiencia) registró un alza de 6,2%, totalizando $ 436 mil millones. Si bien dentro del ecosistema lo ven con buenos ojos, también señalan que todavía es insuficiente, aunque destacan los nuevos programas como Start-Up Ciencia.

MARCOS KULKA, GERENTE GENERAL DE FUNDACIÓN CHILE

‘Lo que importa es cuánto invertimos como país en I+D’

Respecto de la expansión presupuestaria, el gerente general de Fundación Chile, Marcos Kulka, afirma que es una ‘noticia positiva’, pero plantea que lo más relevante es que el sector privado aumente su inversión en Investigación y Desarrollo (I+D).

‘Lo que importa es cuánto invertimos como país. Hace poco se publicó el Global Competitiveness Report del World Economic Forum donde si bien Chile se mantiene en el lugar 33, una de las debilidades es su capacidad de innovación, en inversión en I+D, quedamos en el lugar 74’, dice.

Comenta que si se suman los esfuerzos públicos y privados, hoy se invierten US$ 1.000 millones en I+D con un porcentaje público alto en comparación relativa con el sector privado, dos tercios versus un tercio. Precisa que para llegar al promedio de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), en que se invierte un 2,34% del PIB en I+D, y dos tercios provienen del sector privado, las empresas en Chile deberían estar invirtiendo unos US$ 4.000 millones al año en I+D. Esto es 12 veces más de lo que destina hoy.

‘Si la inversión en I+D conjunta entre los sectores público y privado aumenta un 6,2% anual por sobre el crecimiento tendencial, nos vamos a demorar más de 30 años en llegar al promedio de la OCDE’, alerta Kulka. En lo positivo, destaca un avance presupuestario en una brecha histórica: la vinculación de la ciencia con la empresa que crece un 8% y ‘trata de alinear las becas de formación con las necesidades del país y fomentar la inserción de capital avanzado en la empresa’, afirma.

 

CECILIA HIDALGO, PRESIDENTA DE LA ACADEMIA CHILENA DE CIENCIAS

‘Hay que invertir en ciencia y tecnología tres o cuatro veces más para llegar al desarrollo’

La presidenta de la Academia Chilena de Ciencias, Cecilia Hidalgo, analiza el primer presupuesto de Min- Ciencia desde el ‘vaso medio lleno’ y el ‘vaso medio vacío’.

La bioquímica, si bien celebra este aumento porque los últimos años venían ‘congelados’, dice que no es suficiente. Señala que Finlandia, por ejemplo, destina un 3,8% del Producto Interno Bruto (PIB) a la ciencia, y afirma que si Chile quiere llegar al desarrollo, ‘tiene que invertir con mucha mayor fuerza en generar conocimiento y aumentar en tres o cuatro veces lo que está destinando actualmente’.

También advierte que si no se toman medidas adecuadas, ‘vamos a perder toda una generación que está lista para entregar en Chile lo mejor de sí para generar conocimiento’, refiriéndose a investigadores que de no tener espacio para ejercer, se irían del país. En el vaso medio lleno, Hidalgo destaca el alza del presupuesto destinado a Becas Nacionales, pero al mismo tiempo critica la continuidad de los recursos para el Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (Fondecyt).

‘El presupuesto de la Agencia Nacional de I+D aumenta un 3,1%, pero el fondo más importante de la Agencia, Fondecyt, no crece. Suben otros ítems con presupuestos menores’, afirma.

La científica explica que la mayor alza es para el Fondo de Equipamiento Científico y Tecnológico (Fondequip), con un 75%, pero representa solo un 2,7% del presupuesto total de la Agencia Nacional de I+D.

ÁLVARO OSSA, DIRECTOR DE TRANSFERENCIA Y DESARROLLO DE LA UC

‘Crear instrumentos de capital semilla para la ciencia sería un error’

alza en los costos operativos, como la instalación en cinco macrozonas, entonces, ‘cabe preguntarse cuánto es el aumento real para ciencia y tecnología’. Destaca la política de impulso a los emprendimientos basados en ciencia y tecnología, como StartUp-Ciencia, porque ‘son los que realmente van a cambiar la economía del país’. No obstante, advierte que tienen una lógica muy distinta a los tradicionales y no se puede esperar que el trabajo en los laboratorios universitarios se transforme en emprendimientos, ‘no es automático, porque la capacidad de desarrollo es muy fuerte, no así la emprendedora’ , afirma Ossa.

Añade que ‘crear instrumentos de capitales semillas sería un profundo error’. Se requiere financiar la generación de prototipos y escalamiento, donde las universidades sean admisibles a esos fondos para que se generen bajo su alero. ‘Fantasear con que los investigadores se van a transformar en empresarios de un día para otro producto de un capital semilla del Ministerio, es ficticio’, dice. Por eso propone incentivar la creación de equipos con los estudiantes, para que ellos se transformen en emprendedores, además de promover la creación de empresas a mediano plazo.

Plantea que faltan recursos para prototipado y empaquetamiento de tecnologías, ya que ‘no siempre se van a transformar en emprendimientos, sino que se pueden licenciar a empresas ya constituidas’.