Columna de opinión

Formación técnico profesional: el desafío de conectar trayectorias formativas con empleos

Publicado: septiembre 03, 2021

Junto con una nueva conmemoración del Día de la Educación Técnico Profesional surgen los análisis respecto al camino transitado en estos últimos 79 años desde que se creó la Dirección General de la Enseñanza Profesional, reconociendo la importancia de este tipo de instrucción. Importancia que hoy, con un sistema educativo que ha debido enfrentar enormes desafíos producto de la crisis sanitaria por covid-19 y un sector productivo fuertemente golpeado, toma aún más relevancia.

En este escenario, en el que se han visibilizado las necesidades particulares que se viven en los territorios y en el que las profundas transformaciones que atraviesan los distintos sectores económicos han registrado una aceleración inusitada, contar con el talento técnico acorde a las exigencias del mercado laboral es una necesidad imperiosa que requiere de la cooperación y generación de valor compartido en los territorios, a partir del involucramiento de distintos actores como los gobiernos locales, las empresas y el mundo formativo.

Para ello, es necesario que las competencias y habilidades de los futuros técnicos respondan a los nuevos requerimientos de dotación que presentan las empresas, las que experimentan permanentes cambios y actualizaciones producto de la digitalización e incorporación de nuevas tecnologías. Sin embargo, el que un 38% de empresas del comercio y un 44% del sector silvoagropecuario manifiesten dificultad para cubrir vacantes, principalmente debido a la falta de competencias o habilidades técnicas de los candidatos (Enadel, 2020), refleja que una comunicación fluida entre el mundo formativo y laboral es aún una deuda pendiente.

Entonces, cabe preguntarse, ¿están las instituciones formativas preparadas para responder al ritmo que el mercado requiere? ¿Existe una real conexión entre el mundo formativo y el del trabajo? Sin lugar a dudas, estas cifras deben levantar las alarmas para focalizar los esfuerzos en estrechar este vínculo e impulsar la articulación del ecosistema territorial para alcanzar una formación técnico profesional pertinente y de calidad, buscando satisfacer los requerimientos del nuevo talento técnico y el desarrollo de capacidades en los jóvenes que les brinden mejores oportunidades, impactando a su vez en la empleabilidad, productividad y sustentabilidad de las regiones.

Para avanzar en este camino es fundamental estrechar el vínculo entre el sector formativo y las empresas, construyendo así trayectorias formativas y laborales más efectivas y significativas para los jóvenes que en un futuro cercano se incorporarán a la fuerza laboral, contribuyendo al crecimiento y desarrollo de su propia región.

La Estrategia Nacional para la Formación Técnico Profesional, a través de la implementación del Marco de Cualificaciones Técnico Profesional (MCTP), busca hacer frente a este desafío y fortalecer los puentes entre ambos mundos sintonizando las necesidades de los sectores económicos con la oferta formativa.

Hoy, ya contamos con una propuesta de implementación del MCTP que recoge más de una década de trabajo y aprendizajes por parte de representantes del mundo formativo, laboral, gremial, empresarial y público; lo que sienta las bases y otorga los lineamientos para que la formación técnica pueda avanzar alineada a las reales necesidades del país. Necesitamos construir una futura fuerza laboral acorde a los nuevos tiempos, fuerza laboral que se caracteriza por empleos no rutinarios con técnicos que cuenten con habilidades propias del siglo XXI, como pensamiento crítico, habilidades sociales y competencias que les permitan desenvolverse en ambientes tecnológicos y/o digitalizados, herramientas transversales que facilitarán la movilidad entre distintos puestos de trabajo.

El MCTP permitirá a las instituciones formativas estar actualizadas sobre las demandas de empleo, así como de las habilidades y competencias requeridas para la fuerza laboral presente y futura. Pero un instrumento por sí solo no es suficiente, el compromiso de todos los actores que componen el ecosistema TP es clave para asegurar el desarrollo de este talento, generar mejores empleos y brindar a los miles de jóvenes que cada año eligen la formación técnica mayores oportunidades para el desarrollo de sus proyectos de vida.

    Conversemos …

    Para comenzar escríbenos tu nombre

    Este campo es obligatorio
    Este campo es obligatorio

    ¿Cuál es tu correo electrónico?

    Este campo es obligatorio

    Déjanos un mensaje y te contactaremos pronto

    Este campo es obligatorio