Noticias


septiembre 30, 2014

El Plan Maestro llama a la ciudadanía a firmar propuesta de profesión docente

Después de 120 días de trabajo continuo, El Plan Maestro ya entró en la recta final. Previo a la entrega de las propuestas a las autoridades, la instancia de diálogo busca la adhesión de la ciudadanía a los 12 principios que inspiraron las más de 100 propuestas generadas, a través de la campaña “Firme por la profesión docente”.

En la Plaza de la Cultura, frente al Palacio de La Moneda, El Plan Maestro lanzó la consulta con una concurrida “clase magistral” realizada por Beatrice Ávalos, Premio Nacional de Educación 2013. La académica expuso sobre la necesidad de fortalecer la profesión docente y los principios que inspiraron las más de 100 propuestas.

La invitación a la ciudadanía es a apoyar estas propuestas con su firma, en el sitio web de El Plan Maestro.

Esta es una iniciativa 100% ciudadano convocada por 20 importantes instituciones ligadas a la educación, entre ellas Fundación Chile a través de su Centro de Innovación en Educación. Durante 120 días, abordó junto a educadores, estudiantes, sostenedores, directivos y asistentes de la educación de todo Chile temas como ¿Qué educadoras y educadores necesita nuestro país? ¿Cómo seleccionar y formar los docentes que Chile necesita? ¿Cuáles son los elementos indispensables de una carrera docente y cómo debiera ser la evaluación docente?

La propuesta levantada por el Plan Maestro recoge elementos que, de acuerdo a la experiencia de Fundación Chile, resultan clave para mejorar la educación en las escuelas. Algunos de ellos son la necesidad de formación para los profesores en servicio y la necesidad de estructurar una carrera docente atractiva.

“Es imperativo que la nueva carrera docente trace trayectorias de formación claramente delineadas, estipulando una relación articulada desde la formación inicial, la habilitación de nuevos profesores y la formación continua”, afirma Carola Gana, encargada de Desarrollo Docente de Fundación Chile y participante del consejo consultivo de El Plan Maestro. Según explica, esto ayudaría a regularizar el camino de perfeccionamiento y a orientar a los profesionales.

“Gracias al trabajo sistemático y abierto de la sociedad civil organizada y a la adhesión de miles de ciudadanos, lograremos generar las bases para una Nueva Política Docente. Con ello buscamos darle a esta profesión la valoración social que merece”, señaló Beatrice Ávalos, premio Nacional de Educación y vocera de El Plan Maestro.

Los 12 principios que inspiran las más de 100 propuestas que presentará El Plan Maestro son los siguientes:

  • Docentes con vocación para enseñar y un sólido manejo disciplinar y pedagógico. Chile necesita que estos docentes sean autónomos, empoderados, reflexivos, conscientes de su responsabilidad en la formación integral de ciudadanos, y con altas expectativas respecto de la capacidad de aprender de sus estudiantes.
  • Mejor formación inicial docente, con más exigencias y mayor vinculación con la realidad escolar. En todo Chile se requieren instituciones formadoras de alta calidad, selectivas en su ingreso, académicamente exigentes y orientadas a formar docentes vinculados a la realidad del aula y su contexto. El Estado debe resguardar que los diversos programas cumplan cabalmente con este propósito, así como promover una efectiva regulación de la oferta de carreras de Educación en el país.
  • Carrera docente para los maestros de todos los establecimientos que reciben financiamiento público. La carrera docente debe servir de marco para todas las maestras y maestros que se desempeñen en instituciones que reciban recursos públicos, sin importar su dependencia.
  • Carrera docente financiada por el Estado. La carrera docente debe estar financiada por el Estado, en igualdad de condiciones, de modo que sea aplicable para todos los docentes de los establecimientos que reciben recursos públicos.
  • Carrera docente ascendente y atractiva. La carrera docente debe tener etapas claras de progresión que consideren los momentos de inicio, desarrollo, y retiro. La progresión dentro de ella debe ser ascendente en términos de las remuneraciones y otros reconocimientos asociados, y fomentar que los buenos docentes de aula permanezcan en ella, promoviendo al mismo tiempo trayectorias profesionales alternativas. Las oportunidades de progresión dependerán de su desempeño, dentro y fuera de la sala de clases, y se considerará también la experiencia y el desarrollo profesional. La desvinculación laboral de docentes, cuando corresponda, se concretará a través de mecanismos objetivos, públicos y transparentes, considerando siempre oportunidades previas de mejoramiento.
  • Evaluación docente universal y formativa. La evaluación docente debe ser una exigencia para todos los docentes que trabajen en instituciones que reciben recursos públicos, y estar gobernada por un propósito eminentemente formativo. En tal sentido, y aun cuando puede tener consecuencias para el desarrollo de carrera, su propósito primordial debe ser contribuir al proceso educativo y a la mejora continua considerando siempre el contexto en que se desarrolla la labor docente.
  • Desarrollo profesional docente para mejores logros educativos. El desarrollo profesional debe poner foco en el aula y privilegiar la calidad del aprendizaje. Esto exige que los programas de formación se orienten a mejorar prácticas, competencias y habilidades pedagógicas y didácticas.
  • Mejora sustancial de remuneraciones para actuales y futuros docentes. Es necesario aumentar sustancialmente las remuneraciones de todas las maestras y maestros, para que el reconocimiento que reciben por su trabajo esté en relación con la complejidad de su labor y la responsabilidad que recae sobre ellos.
  • Mejores docentes para los sectores de mayor vulnerabilidad. Todos los niños, niñas y jóvenes de Chile tienen derecho a contar con grandes profesoras y profesores en sus salas de clases. Dado que vivimos en un país con alta segregación social, es en los sectores donde se concentran los estudiantes con mayor vulnerabilidad donde se requieren las mejores educadoras y educadores. Por lo tanto, la carrera docente debe procurar formas efectivas de fomentar que ellos trabajen en dichos sectores.
  • Aumento significativo y delimitación del uso de horas no lectivas. Es imprescindible aumentar significativamente la proporción de horas no lectivas, de forma que exista el tiempo adecuado para realizar labores tan importantes como son la planificación, los procesos de evaluación, el trabajo colaborativo y la relación directa con la comunidad, entre otras dimensiones centrales del aprendizaje.
  • Escuelas y jardines infantiles protagonistas de su desarrollo. Los establecimientos educacionales deben desempeñar un rol protagónico en el diseño y ejecución de sus propios planes institucionales, así como de sus programas de desarrollo profesional docente. Para esto último, mantendrán una articulación constante con el Estado, las universidades u otras entidades formativas de forma que cada institución sea efectivamente una comunidad de aprendizaje.
  • Comunidad Educativa integradora y colaborativa en el mejoramiento de los procesos educacionales y el aprendizaje. La carrera docente debe dialogar con una nueva visión de la Comunidad Educativa en la que los docentes, asistentes de la educación, directivos, sostenedores, apoderados y estudiantes se comprendan a sí mismos como un solo equipo, con el objetivo común de formar una comunidad educativa que brinde las mejores oportunidades de aprendizaje a los niños, niñas y jóvenes. En tal sentido, es necesario reconocer e integrar la riqueza de la diversidad, así como reconocer el rol fundamental que cumplen los asistentes de la educación en este aspecto.

Estos doce principios derivan en más de 100 propuestas específicas, que serán entregadas en los próximos días a las autoridades. “Invitamos a la gente a que visite la web de El Plan Maestro, conozca las propuestas asociadas a estos 12 principios y nos dé su firma de apoyo. Estos doce puntos son, en definitiva, un ‘test de la blancura’ para cualquier futura política pública en materia docente”, explica NashlaAburman, presidenta de la FEUC y vocera de la Confech; esta última,  institución parte de El Plan Maestro.

Los doce principios planteados por El Plan Maestro y sus propuestas asociadas implican una reforma integral a la Profesión Docente, lo cual requerirá de un trabajo legislativo de largo plazo que permitiría la transformación integral que la profesión docente requiere para la educación de Calidad que Chile aspira alcanzar.

Instituciones convocantesdel proceso (Consejo Consultivo):

  • Asociación Chilena de Municipalidades (AChM),
  • Centro de Estudios de Políticas y Prácticas en la Educación (CEPPE),
  • Centro de Estudios Públicos (CEP),
  • Centro de Investigación Avanzada en Educación (CIAE),
  • Centro de Investigación y Desarrollo de la Educación (CIDE).
  • Centro de Políticas Comparadas de la Educación (CPCE),
  • Colegio de Educadores de Párvulos de Chile A.G.,
  • Colegio de Profesores de Chile A.G.,
  • Colegios Particulares de Chile AG (CONACEP),
  • Confederación de Estudiantes de Chile (CONFECH),
  • Consejo de Decanos de la Educación del CRUCH,
  • Consejo Nacional de Asistentes de la Educación,
  • Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios (CONES),
  • Educación 2020,
  • Elige Educar,
  • Federación de Instituciones de Educación Particular (FIDE),
  • Fundación Chile,
  • Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación (UMCE),
  • Vicaría para la Educación de Santiago,
  • La iniciativa cuenta, además, con el apoyo de la UNESCO, oficina de Santiago, y de la Biblioteca Nacional de Santiago.