Noticias


abril 29, 2015

Humedal artificial: una innovadora solución para la sequía de la V Región

La Escuela Carlos Ariztía, ubicada en la localidad de Trapiche, La Ligua, comenzará a recuperar tres mil litros de agua diariamente, la mitad de lo que consume en un día. Esto, gracias al desarrollo de un humedal artificial, proyecto implementado por Fundación Chile en conjunto con Cementos Polpaico e Infraplast que se enmarca en los esfuerzos por compensar la huella hídrica que generó el evento internacional Water Week LA 2015, realizado a principios de abril en Viña del Mar.

[Tweet «Humedal artificial permitirá a escuela de La Ligua recuperar la mitad del agua que consume al día»]

El humedal artificial, que se inauguró el 29 de abril, utiliza la tecnología BioTreat, que posibilita utilizar las aguas residuales para el riego. El sistema, que funciona con plantas tipo totora, permite que las aguas residuales sean tratadas mediante microorganismos que crecen en las raíces de dichos vegetales, los que se alimentan de los compuestos orgánicos que puedan contener las aguas. Estas, además, son filtradas por una gravilla. Una vez lista esa fase, las aguas son cloradas, obteniendo parámetros aptos para la utilización en el riego. Las aguas recuperadas son las denominadas “grises”, aquellas que fueron utilizadas en los lavamanos, duchas y cocina, las que son conducidas de forma diferenciada respecto de las aguas “negras” (aguas del baño).

El humedal artificial funciona con la tecnología BioTreat, que posibilita utilizar las aguas residuales para el riego. Las aguas recuperadas son las denominadas “grises”, aquellas que fueron usadas en los lavamanos, duchas y cocina.

La subgerente de sustentabilidad de Fundación Chile, Ulrike Broschek, subrayó la importancia de desarrollar el proyecto en esta escuela, que se ubica en una región que tiene a la mitad de su territorio sumido en una grave sequía: “Frente a la importante escasez hídrica que está viviendo nuestro país se hace indispensable impulsar proyectos que permitan realmente mejorar la calidad de vida de las personas, y que hoy está en deterioro por la falta de este importante recurso”. En efecto, la comuna de La Ligua presenta una situación crítica tanto en el abastecimiento de agua potable como también en el acceso para el riego. “Esta situación perjudica sobre todo a los sectores rurales de la comuna, donde varias escuelas han tenido que cerrar sus puertas, debido a la escasez hídrica”, explicó Iván Sepúlveda, asesor Técnico del Departamento de Medioambiente de la Ilustre Municipalidad de La Ligua.

Impacto en proceso educativo

El humedal, cuya inversión y costos de mantención son bastante bajos, tiene un positivo retorno educativo. Dado que está instalado en una escuela, los alumnos son capaces de aplicar y relacionar lo aprendido en el aula con una experiencia directa.

“Esta tecnología nos llegó caída del cielo. Los niños se dan cuenta de la utilización de las aguas grises, dando vida a nuestra escuela. Ahora podemos regar nuestro invernadero y arbolitos, que se estaban secando como consecuencia de la falta del recurso”, comenta Macarena Santos, profesora encargada de Medioambiente de la Escuela Carlos Ariztía.