Noticias


abril 20, 2015

Vuelta a clases en Atacama: lecciones aprendidas después del 27F y el terremoto de Tarapacá

Las catástrofes naturales producen cambios que alteran la vida cotidiana de todos quienes habitan en las zonas afectadas: destrucción o daño de los hogares, desplazamiento de personas y suspensión de los servicios básicos son sólo algunos.

Este escenario también afecta a las escuelas, que deben asumir nuevos roles como albergues, centros de acopio y consultorios. Lo mismo ocurre con las comunidades escolares. Profesores y directivos deben adoptar un rol de comunitario, gestionando los apoyos y ayudas, mientras los padres asumen un rol pedagógico y de contención emocional, y los niños deben aprender en condiciones adversas y con menos tiempo.

Luego del terremoto del 27 de febrero de 2010, el Centro de Innovación en Educación de Fundación Chile realizó distintas acciones para apoyar a las escuelas afectadas por la emergencia. Creemos que las lecciones aprendidas de esta experiencia podrían ayudar a las comunidades educativas de la Región de Atacama a recuperarse más rápidamente de la situación en que quedaron luego de los aluviones e inundaciones de marzo pasado.

Unas de las acciones desarrolladas en 2010 fue la creación del sitio “Educarchile Esencial”. Esta plataforma constituyó un espacio de contención emocional y apoyo pedagógico para docentes y directivos. A través de materiales digitales se buscó asegurar que los estudiantes adquirieran los aprendizajes mínimos necesarios en un año escolar irregular.

La buena recepción de esta herramienta en las comunidades escolares mostró que en situaciones de emergencia es necesario proveer un apoyo rápido y directo para lograr que las escuelas puedan volver lo más pronto al pronto posible a su foco en el aprendizaje. Por este motivo, este año educarchile relanza su sitio esencial, para apoyar a las escuelas de Atacama.

Por otro lado, junto a BHP Billiton apoyamos a los liceos Claudina Urrutia y Mariano Latorre (en la foto), de las comunas de Cauquenes y Curanilahue, en su proceso de reconstrucción. El objetivo de esta intervención fue asegurar que el proyecto de reconstrucción de los establecimientos respondiera adecuadamente a las necesidades de la comunidad educativa, y crear capacidades en docentes y directivos.

Este experiencia demostró que en procesos de reconstrucción de escuelas es necesaria la presencia de un agente neutral, como Fundación Chile, que articule los apoyos y acelere el proceso de toma de decisiones, permitiendo a docentes y directivos enfocarse en su rol pedagógico. Además, fue la oportunidad para instalar cultura de liderazgo distribuido en escuelas.