Noticias


agosto 26, 2020

Cecilia Azar, de BHP: “nuestros compromisos de Valor Social son globales y buscamos implementarlos de acuerdo a la realidad local de cada región”

● La Social Value Manager de BHP se refiere a la estrategia que ha estado implementando la compañía minera para contribuir de manera positiva a la generación de un mayor valor social a través de iniciativas que tienen un impacto positivo en la sociedad, medioambiente, trabajadores y colaboradores, así como también en los países y las regiones donde operan.

El valor social se ha vuelto un pilar fundamental en el desarrollo de la industria minera, y así lo han entendido en BHP, quienes lo definen como la contribución positiva que hacen a la sociedad y al medioambiente, su trabajadores y colaboradores, así como también en los países y las regiones donde operan.

Actualmente, este enfoque está integrado en la toma de decisiones de la compañía, así como también en el diseño de estrategias y procesos. Bajo este escenario, es que co-diseñaron y desarrollaron, junto a distintas áreas del negocio, una hoja de ruta a 5 años plazo para asegurar el cumplimiento de sus metas de valor social.

Por citar algunos ejemplos, y como parte de su estrategia, la compañía ha diseñado un plan de empleabilidad para apoyar a las regiones de Antofagasta y Tarapacá, además de un Programa de Compra Local enfocado en disminuir las barreras para nuevos proveedores, y un Plan de Pueblos Indígenas para Sudamérica, entre muchas otras iniciativas.

En entrevista con Fundación Chile, Cecilia Azar, Social Value Manager de BHP, nos cuenta cómo desde la compañía están generando un mayor valor social en los territorios donde operan en temas de empleabilidad, medioambiente, cultura, oportunidades de negocios para proveedores e instalación de capacidades. Además, detalla los desafíos futuros y experiencias exitosas que se han replicado a nivel local.

– Hoy las compañías mineras además de llevar adelante un negocio medioambientalmente responsable tienen el gran desafío de generar valor social en los territorios donde operan. ¿De qué manera BHP está contribuyendo y fomentando el desarrollo de las comunidades donde operan, por ejemplo en temas de capital humano, empleabilidad, etc?

Hoy, todas las compañías -dentro de las cuales se incluyen las empresas mineras- tienen la responsabilidad de compatibilizar la rentabilidad económica con la generación de valor a la sociedad. En BHP estamos convencidos de eso. Por eso el valor social es un pilar fundamental de la estrategia de la compañía a nivel global. La definición concreta de Valor Social para nosotros es la contribución positiva que hacemos a la sociedad y al medioambiente, a nuestros trabajadores y colaboradores, así como a los países y las regiones donde operamos.

Para lograr esto necesitamos crear relaciones auténticas, y dado que nos relacionamos con distintos grupos de interés, cuyas perspectivas e intereses son diversos, es importante materializar el valor social a través de acciones concretas, en colaboración con otros, de forma innovadora, aplicando tecnología y situando la transparencia como valor principal. Se trata de la manera en que nos conectamos, escuchamos y aprendemos de las comunidades en las que estamos presentes.

Este enfoque está integrado en nuestro proceso de toma de decisiones, diseño de estrategias y procesos. De hecho, en Minerals Americas, co-diseñamos y desarrollamos, junto a distintas áreas del negocio, una hoja de ruta a 5 años plazo para asegurar el cumplimiento de nuestras metas de valor social.

Estamos trabajando para construir y fortalecer alianzas a todos los niveles y con distintos actores sociales. Por citar algunos ejemplos, diseñamos un plan de empleabilidad para apoyar a las regiones de Antofagasta y Tarapacá, impulsamos iniciativas culturales relevantes a nivel local y nacional, diseñamos un Programa de Compra Local enfocado en disminuir las barreras para nuevos proveedores, y además contamos con un Plan de Pueblos Indígenas para Sudamérica, entre muchas otras iniciativas.

Otro ejemplo relevante es el apoyo al ecosistema de innovación tecnológica en conjunto con otras mineras y el programa de innovación abierta Expande, con retos y desafíos a los que emprendedores e innovadores responden. Este modelo colaborativo presenta oportunidades de negocio para ellos y contribuye a la generación de capacidades de innovación en Chile.

En temas ambientales, tenemos compromisos claros de operar en Escondida y Spence con 100% energías renovables a mediados de esta década. Por otro lado, ya cesamos la extracción de acuíferos altoandinos en Escondida, en Cerro Colorado tenemos el compromiso de concluir definitivamente las extracciones desde el bofedal de Lagunillas con fines operacionales el año 2023 y, en el caso de Spence, el proyecto SGO considera una planta de desalinización de agua con capacidad de 1000 l/s, que está siendo construida y será operada por un tercero.

La minería es una industria que se desarrolla enfocada en el largo plazo, debido a las condiciones y las complejidades naturales de los yacimientos. Esto requiere que tengamos la visión y la capacidad de dibujar el futuro, pensando bien y planificando por etapas. Eso es lo que hemos hecho, por ejemplo, en materia de agua y energía. En este sentido sabemos que no hay otro futuro que el de una minería sustentable y ambientalmente responsable.

Por otro lado, el contexto de la pandemia ha sido para nuestra compañía un acelerador de su estrategia de valor social. Hemos ido más allá de la visión tradicional de inversión social, con aportes concretos y de alto impacto, desplegando nuestra estrategia en toda su amplitud. Estamos en los temas más urgentes y necesarios, generando alianzas en áreas críticas como el apoyo al sistema de salud pública y los sectores más vulnerables, a través de nuestro Plan Vamos Juntos, que contiene una serie de iniciativas que van desde programas de detección temprana –en alianza con la Universidad Católica en el sector suroriente de Santiago y en las regiones de Tarapacá y Antofagasta- hasta apoyo en terreno a los sectores más vulnerables de los mismos territorios.

– ¿Cuáles son los desafíos que vislumbran en la materia en los próximos años?

Se vienen tiempos difíciles para la sociedad en su conjunto. Sabemos que la industria minera es un pilar de la economía nacional, tanto por sus aportes directos como por el efecto multiplicador en los territorios donde opera. Es un rol que asumimos con responsabilidad y ello se ha visto expresado en la manera en que hemos colaborado y generado alianzas en los últimos meses, con y en especial con las regiones mineras. Nuestra responsabilidad será aún mayor en los meses que vienen, pero lo vemos como una oportunidad: el nuevo escenario social nos convoca a seguir fortaleciendo nuestra estrategia de Valor Social.

Asimismo, sabemos que desafíos de esta envergadura no se enfrentan de manera aislada. Necesitamos la participación de todos: el mundo público, el sector privado, las ONGs, la comunidad científica y la sociedad en su conjunto.

El tema del cambio climático es algo que nos preocupa también. En este contexto, en línea con reducir al mínimo y mitigar el impacto en el agua, la tierra, la calidad del aire y la biodiversidad, nuestra compañía con el apoyo de ChileGlobal Ventures, lanzó la convocatoria “Súmate”, buscando propuestas de soluciones co-creadas desde la sociedad civil, organizaciones sociales y academia para abordar la adaptación comunitaria al cambio climático en las regiones de Tarapacá y Antofagasta. Tenemos muchas expectativas en los beneficios de Valor Social que pueda brindar “Súmate”.

– ¿Cómo hacer de esto una práctica extendida en toda la industria minera nacional? (pequeña, mediana y gran minería)

Para que esto sea una práctica extendida debemos estar dispuestos a colaborar, compartir para que otros aprendan de nosotros y también nosotros aprender de lo que la industria está haciendo. Nuestro enfoque de escucha activa es vital en ello.

La industria del cobre ha contribuido y tiene mucho más que contribuir al desarrollo del país, no solo desde los recursos que produce sino desde el impacto que puede generar, dada la envergadura de sus operaciones. En ese sentido, hay un sentido de que debemos ser parte de la solución y esta idea es algo que vemos bien extendido en la industria.

El valor social tiene como foco final el bienestar de la sociedad, por lo que la clave para lograrlo es la colaboración. Aunar esfuerzos es clave para enfrentar desafíos comunes, buscando principalmente generar valor en las regiones donde operamos.

Históricamente, nuestra industria ha tenido un rol fundamental en el desarrollo del país y esto no debería cambiar en el futuro.

– ¿Qué experiencias de otros países donde operan han tenido éxito y podrían replicarse a nivel local?

Nuestros compromisos de valor social son globales y buscamos implementarlos en cada región de acuerdo a la realidad local. Esto no sólo significa traer buenas prácticas, sino que también incorporan las más altas exigencias mundiales.

Un buen ejemplo de transferencia de buenas prácticas en BHP fue la implementación del Programa de Compra Local. Este programa nació en Australia y en mayo de 2019 lo lanzamos en Chile a través de una alianza estratégica entre BHP y Fundación Mi Norte.

Desde sus inicios, ha sido una herramienta muy potente para eliminar las barreras de entrada a las pymes que quieran ofrecer productos y servicios a nuestras operaciones. Así, pequeñas y medianas empresas pueden acceder a oportunidades de negocio con Escondida, Spence y Cerro Colorado a través de procesos simplificados, competitivos y con condiciones de pago reducidas. Ya lleva un año de operación y ha generado más de 3.200 oportunidades de negocios, de las cuales un 35% fueron adjudicadas a proveedores que nunca habían hecho negocios con nosotros.

 

Relacionados

Minería del Futuro

Noticias

Expande ha facilitado contratos y levantamiento de capi...

Noticias

Innovación Minera: El Tesoro de Chile

Noticias

“Hoy podemos dejar capacidades instaladas que habiliten...

Noticias

Felipe Aguilera, de DETA Consultores: “El valor del uso...

Noticias

Camilo Mejías de Hibring: “la eficiencia de los proceso...