Escenarios Hídricos 2030 avanza en acuerdo para implementar soluciones concretas en las cuencas de Maule y Maipo

  • Durante los últimos meses Escenarios Hídricos 2030 ha llevado adelante una intensa agenda de reuniones con diversas instituciones de las cuencas de Maule y Maipo, con el objetivo de alcanzar acuerdos para implementar en el corto plazo medidas, acciones y soluciones para abordar la brecha y el riesgo hídrico en esos territorios.
  • Esos esfuerzos han empezado a dar sus frutos y ya se han logrado importantes compromisos de parte de municipios y otras entidades para colaborar en las diversas etapas que llevarán a la realización de esas acciones necesarias para hacer frente a la crisis hídrica.

De este modo, EH2030 busca concretar uno de los objetivos planteados a comienzos de 2020, cuando se dio inicio al trabajo en esas dos cuencas como pilotos, mediante el diálogo y la construcción colectiva con decenas de actores locales vinculados con el uso del agua. Estos objetivos responden, por una parte, a la elaboración de hojas de ruta con la combinación óptima de soluciones para alcanzar la seguridad hídrica en esas cuencas hidrográficas y, por otro lado, a propiciar la pronta implementación de algunas de esas soluciones mediante la vinculación con actores territoriales.

Para las hojas de ruta se han realizado diversos estudios y análisis, los que han sido compartidos y complementados con los representantes de la comunidad local, entre ellos municipios, ONGs, Organizaciones de Usuarios de Agua, Servicios Sanitarios Rurales, instituciones del Estado, así como sectores productivo y académico. Dicho trabajo está muy avanzado y el resultado debiera ser dado a conocer en los próximos meses.

En tanto, se avanza en las gestiones para concretar la puesta en marcha de las soluciones hídricas determinadas considerando tanto el aporte del recurso que generan, así como sus impactos sociales y ambientales.

Uno de los miembros del equipo de EH2030 que ha estado encabezando las conversaciones para ejecutar las soluciones es Gerardo Díaz, quien explica que “nuestro objetivo es generar estrategias de acción que ayuden a resolver problemas de brecha y riesgo hídrico, ante la urgencia de alcanzar la seguridad hídrica en los territorios, dadas las problemáticas que viven en cuanto a la disminución de las fuentes de abastecimiento de agua”.

“En vista de los avances en la cuantificación y determinación de las soluciones territoriales que son posibles de implementar en las comunas de las cuencas del Maipo y Maule, el equipo generó un acercamiento territorial con diferentes actores tomadores de decisión, para poner a su disposición la información de soluciones territoriales que pudieran ser de su interés para abordar las problemáticas hídricas a las que se han visto enfrentados”, agregó Díaz.

De ese modo, explica el especialista, se realizaron más de 50 reuniones con municipios de las cuencas de Maipo y Maule, entre ellos Paine, María Pinto, Lo Barnechea, Pudahuel, Colina, Cauquenes, San Clemente, Linares, Constitución, entre otros, manifestando el interés del proceso de colaborar activamente en la entrega de información estratégica que pudiera ser de utilidad para avanzar en carteras de proyectos hídricos en el territorio.

En varios casos la colaboración se materializó mediante cartas de compromiso firmadas entre la autoridad comunal y EH2030. “En estos documentos -dice Díaz- se pone de manifiesto la intención de que las soluciones territorialmente mapeadas pueden ser integradas dentro de carteras de proyectos que impulsen los municipios, además de entregar criterios técnicos que puedan incorporar dentro de instrumentos municipales como ordenanzas, o procesos de licitación de obras asociadas a recursos hídricos”. El propósito, subraya el representante de EH2030, es tener la seguridad de que la base de futuras iniciativas cuente con “aspectos mínimos en cuanto a protección de ecosistemas, fomento a la recarga de acuíferos, así como el uso eficiente del recurso o la incorporación de nuevas fuentes de agua”.

PRUEBAS PARA EFICIENCIA EN LO BARNECHEA

En el caso de la Municipalidad de Lo Barnechea, se firmó un convenio de colaboración que incluye, entre otros aspectos, el aporte de información técnica por parte de EH2030 para el desarrollo de futuras iniciativas hídricas que puedan ser incorporadas dentro de la Ordenanza Municipal en la que se encuentra trabajando, además de la participación en el desarrollo de una prueba piloto con dos productos retenedores de agua y determinar cuál de ellos permitirá usar menos agua en el riego del pasto en parques comunales. .

La prueba se inició a fines de noviembre en el Parque de La Chilenidad y si los resultados son auspiciosos, el municipio “fomentará la aplicación de este tipo de retenedores con las empresas de mantención de áreas verdes y con los vecinos para su aplicación en el sector residencial, como una buena práctica de eficiencia hídrica”, según informó la institución comunal.

Según explica Gerardo Díaz, además del impacto que este piloto puede tener en Lo Barnechea, se trata de una experiencia de trabajo de la cual “se puede extrapolar la metodología para traspasarla a otros municipios”.

Esta es una de muchas iniciativas que se pueden ir implementando y complementando pues, como señala EH2030, para abordar de forma efectiva el problema de la escasez hídrica en el país se debe actuar de forma urgente, coordinada y sinérgica mediante una serie de medidas que incluyen desde la gobernanza hasta nuevas fuentes; es decir, no se trata de una solución única e infalible, sino de varias que en conjunto logren dar seguridad hídrica a las cuencas.

En este sentido, Gerardo Díaz explica que “la cuantificación territorial de las soluciones que el proceso de EH2030 ha realizado, permite la implementación de una amplia gama de iniciativas que considera, por ejemplo, conservación y restauración de ecosistemas hídricos, infiltración de agua para su acumulación en el acuífero, así como medidas de eficiencia en la demanda de agua tanto para usos productivos (agrícola) o urbano (riego de áreas verdes), sumado a la incorporación de nuevas fuentes de agua como el reúso de aguas residuales tratadas”.

El experto agrega que la prospección de los proyectos posibles de implementar depende en gran medida de las principales problemáticas hídricas que poseen los territorios, información que fue levantada a través de reuniones con los municipios, donde las soluciones identificadas se adecuan a estas dificultades a las que los municipios se enfrentan hoy en día, pudiendo generar un espacio de abordaje de los problemas de brecha y riesgo hídrico con una mirada a futuro.

INDAP DEL MAULE APUNTA A LA INFILTRACIÓN

Pero no solamente se han adelantado conversaciones con municipalidades, sino también con otros organismos que han mostrado un profundo interés en aportar a las soluciones. Es el caso de INDAP Maule, cuya dirección regional firmó una carta de compromiso para el uso de criterios técnicos de gestión hídrica proporcionados por EH2030.

Al respecto, Díaz señala que “en algunos territorios existen recursos financieros para la implementación de medidas concretas, como soluciones de infiltración en Maule, donde la dirección regional de INDAP ha buscado estrategias tendientes a materializar este tipo de iniciativas. Por este motivo, el mapeo territorial de las zonas donde se podrían implementar este tipo de soluciones puede ser el componente inicial para diseñar proyectos concretos a futuro”.

El experto hace referencia al estudio realizado para Escenarios Hídricos 2030 en Maule y Maipo mediante el sistema WetSpass -elaborado por Water Ways y entregado en julio pasado-, en el cual se determinó la recarga y el riesgo de contaminación de los acuíferos en ambas cuencas, así como la distribución territorial de esas zonas. Los resultados de esa investigación permiten estimar los mejores lugares para implementar acciones para la recarga de los acuíferos mediante sistemas de infiltración u otras estrategias.

Una experiencia de este tipo ha sido ejecutada desde hace algunos años en la comuna de Curepto -en la zona de la cordillera de la costa de Maule-, con excelentes resultados, gracias a un proyecto del Programa de Desarrollo de Acción Local (Prodesal), que es coordinada por el municipio en conjunto con INDAP. En este caso, la mayor disponibilidad de agua en los acuíferos ha favorecido a la flora y la fauna del sector, lo que beneficia a las actividades de la agricultura familiar campesina que se desarrollan en ese sector, como apicultura y recolección de hierbas, entre otras. Estas soluciones exitosas son las que se busca replicar en otras zonas, tanto de la cuenca del Maule como del Maipo, fomentando generar impactos sociales y ambientales positivos a través de su aplicación.

MEDIDAS URGENTES

Para las hojas de ruta que Escenarios Hídricos 2030 está elaborando para Maule y Maipo se consideran soluciones que pueden ser implementadas en el corto, mediano y largo plazo, de tal manera que las primeras acciones se concreten en un lapso de uno o dos años como máximo.

En relación con la urgencia de adoptar estas medidas, Díaz señala que “los efectos del cambio climático ya se están evidenciando y generarán en el corto periodo de tiempo que las temperaturas mínimas y máximas suban hasta 2°C en el escenario más optimista, mientras que las precipitaciones disminuirán 60% entre las regiones de Atacama y Los Ríos, y 40 y 20%, respectivamente en el altiplano y zona austral tal como lo proyectan investigadores de la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Chile”. Esto, comenta, generará un importante impacto sobre los territorios, especialmente sobre los más vulnerables como las zonas rurales, donde los municipios pueden transformarse en un actor muy relevante para buscar soluciones a estos problemas, dada su cercanía a la comunidad y la vocación de servicios para entregar bienes y servicios que ayuden a resolver problemáticas territoriales.

El experto señala que “por esta razón es importante apoyar a las autoridades territoriales a hacer frente a los efectos del cambio climático mediante soluciones que sean un aporte a mediano y largo plazo, generando estrategias de resiliencia frente a la sequía, lo que podría ser el camino para enfrentar la falta del recurso hídrico, tanto para abastecimiento humano, conservación y protección de ecosistemas, además del abastecimiento de agua para los sectores productivos demandantes”.

“Lo importante es generar estrategias de corto, mediano y largo plazo, integrando soluciones sinérgicas que puedan producir los mayores impactos territoriales de manera conjunta y coordinada. Una estrategia planificada adecuada debe integrar por tanto un esquema óptimo, con impactos sociales y ambientales positivos, generando una cartera de proyectos robusta, óptima e integral, acoplado al desarrollo de proyectos multipropósito con valor compartido que sume a todos los actores de la cuenca, especialmente a sectores más vulnerables como por ejemplo las APR”, concluye Díaz.

    Conversemos …

    Para comenzar escríbenos tu nombre

    Este campo es obligatorio
    Este campo es obligatorio

    ¿Cuál es tu correo electrónico?

    Este campo es obligatorio

    Déjanos un mensaje y te contactaremos pronto

    Este campo es obligatorio