Columna de opinión


Aprendizajes escolares a distancia ¡No estamos partiendo de cero!

  • Andrea Osorio

    Directora Aprendizaje para el Futuro FCh
  • Publicado: marzo 27, 2020

La emergencia sanitaria por el virus Covid-19 ha impactado a todas las comunidades educativas. Cuando el 15 de marzo el Presidente, Sebastián Piñera, anunciaba la suspensión de clases por dos semanas los docentes, directivos, educadores y familias en general, se preguntaban cómo continuarían los aprendizajes curriculares de los estudiantes, que recién iniciaban el año escolar.

A esto se sumó la recomendación de mantener un aislamiento social, que  obligó al mundo educativo a reaccionar rápidamente a esta coyuntura y de manera forzada comenzar a planificar aprendizajes y experiencias en línea, utilizando plataformas virtuales y herramientas TIC. Como ha informado el Ministerio de Educación, esta suspensión de clases se prolongará hasta fines de abril. 

Quizás la reacción primaria de todos y todas fue el agobio ¿cómo asegurar los aprendizajes curriculares si no tenemos un contacto cara a cara? Sin duda éste es un desafío que inicialmente asusta, ya que es un contexto nuevo, pero superado el temor del primer momento, podemos pensar en la tremenda oportunidad que se nos presenta para comenzar a construir una mejor sociedad, propiciando el desarrollo de habilidades básicas que apuntan a lograr aprendizajes integrales. La comunicación, la creatividad, el pensamiento crítico y la colaboración, denominadas por autores como Charles Fadel “habilidades del siglo XXI”, se evidencian hoy más que nunca como necesarias para vivir y desenvolverse en tiempos de permanente transformación. 

Cabe resaltar, que estas habilidades pueden ser aprendidas en casa en situaciones cotidianas del hogar con la mediación  de adultos cuidadores y cuidadoras (un niño de 4 años está colaborando cuando ayuda a ordenar y doblar la ropa recién lavada, una niña de 10 años que riega las plantas y observa que la tierra está más seca que antes, desarrolla pensamiento crítico al recocer la sequía que afecta a nuestro país). Una buena noticia es que no estamos partiendo de cero con el desarrollo de habilidades para el siglo XXI, ya que están presentes en el currículum escolar de nuestro país y tampoco con la educación escolar en línea.

En este gran desafío de continuar aprendizajes utilizando tecnologías, es necesario recordar que hay capacidades que se han instalado en los equipos directivos y docentes. El año 1992, el Ministerio de Educación hizo la primera invitación a escuelas y liceos a participar de un espacio conectado por la tecnología: “La idea era formar una comunidad virtual en la que participarían profesores y alumnos, para compartir información y recursos educativos, así como también para generar lazos de amistad a la distancia” (Enlaces Mineduc, 2012). 

Durante más de 20 años, el Ministerio de Educación a través de su programa Enlaces, hoy Centro de Innovación Educativa, proveyó a escuelas y liceos de insumos tecnológicos y formación para docentes, contando para ello con diferentes iniciativas. Una muy relevante fue el plan Tecnologías para una Educación de Calidad (TEC), iniciado el año 2007. Éste buscaba incrementar el equipamiento tecnológico de los establecimientos y asegurar su uso pedagógico (Enlaces Mineduc, 2012), estableciendo 3 focos claros para su quehacer: cierre de brecha digital, competencias digitales docentes, nueva generación de recursos digitales para el aprendizaje.

El despliegue del plan TEC, involucro involucró a sostenedores, directivos, docentes y empresas, y permitió establecer un estándar tecnológico en cada establecimiento de acuerdo con el nivel y cantidad de estudiantes. Esto, más una serie de iniciativas asociadas a centros de informática educativa pertenecientes a las Universidades del país, dio un muy buen piso, primer piso quizás, para el uso educativo de las tecnologías.

Por otro lado, fruto de un convenio de colaboración entre el Ministerio de Educación y Fundación Chile, nace hace 18 años el portal educativo educarchile, un espacio virtual con más de 30 mil recursos para el aula; herramientas TIC gratuitas para planificar, evaluar y diseñar clases entretenidas; y una oferta gratuita de 27 cursos de autoaprendizaje que promueven habilidades del siglo XXI, metodologías y herramienta innovadoras para que los profesores puedan dejar huella en sus estudiantes alcanzando aprendizajes significativos (sólo en 2019, más de 13 mil profesionales de la educación se inscribieron en estas rutas autoformativas). 

Reitero: no estamos partiendo de cero. La invitación es a recordar que tenemos una historia de integración de las tecnologías en la educación, contamos con infraestructura digital, nuestros docentes se han formado en el uso de la tecnología y hoy es urgente desplegar todo lo aprendido. Debemos confiar en las capacidades innovadoras de nuestros profesores, y una vez que volvamos a las escuelas y liceos, incluir toda la experiencia de este período, para continuar avanzando en los aprendizajes del futuro, en los que sin duda las tecnologías de la información y la comunicación van a jugar un rol trascendental.

Esta columna fue publicada en El Mercurio.

Relacionados

Iniciativa

Portal educarchile

Noticias

Tutoriales y recursos para apoyar el aprendizaje en cas...

Noticias

Campaña #AprendoEnCasa suma más organizaciones y se exp...

Noticias

5 sugerencias para que niños y niñas se sientan protegi...

Noticias

Materiales educativos que ayudarán a estudiantes a apre...

Iniciativa

APRENDIZAJE PARA EL FUTURO

Trabajo colaborativo para enfrentar la crisis del CoVid...