Columna de opinión


Digitalización en la Formación Técnico Profesional

  • Gabriela Navarro

    Directora Trayectorias Formativas Laborales
  • Publicado: junio 8, 2020

Una verdadera prueba de fuego es la que por estos días enfrenta el sistema educativo frente a una crisis sanitaria que ha obligado a interrumpir el normal desarrollo de los procesos formativos, al menos en la modalidad presencial a la que estábamos acostumbrados. 

Para muchos este remezón fue tan solo el elemento gatillante que aceleró una discusión que por años se venía dando en el ámbito educacional y que ha obligado a cuestionarnos sobre el gap tecnológico de los docentes, de los territorios y de la política pública en general. 

En un corto lapso de tiempo, varios actores se han alineado en torno a la urgencia de asegurar el acceso a internet a todos los estudiantes e incorporar desarrollos tecnológicos y metodologías de enseñanza más acordes a estos tiempos. Sin embargo, hay un grupo que no ha sido considerado en esta discusión con la especificidad que requiere en cuanto a recursos y habilidades tecnológicas. Se trata de la educación técnico profesional.

¿Puede quedar fuera la discusión un sistema tan relevante para el desarrollo social y productivo del país, que en dos décadas ha cuadruplicado su tamaño? La implementación de ambientes de aprendizaje virtuales para la formación técnico profesional es una deuda pendiente, sobre todo si consideramos que los estudiantes de 3º y 4º medio de liceos TP alcanzan un índice de vulnerabilidad escolar (IVE) promedio de 92% (JUNAEB 2019),  y que las demandas del mercado hacen cada vez más relevantes la incorporación de este tipo de profesionales con un claro foco en la productividad y desarrollo nacional, como lo ha detectado SOFOFA en sus estimaciones: déficit que supera los 600 mil técnicos profesionales. 

El carácter eminentemente práctico de la educación TP se ha asociado cultural y curricularmente a talleres y laboratorios, a equipamientos ad hoc a las especialidades y a demostraciones de docentes e instructores. Por lo mismo en el contexto actual, y ante la imposibilidad de continuar su proceso formativo de manera presencial, estos estudiantes se han transformado en uno de los grupos más afectados, profundizando así las brechas y desigualdades existentes.

Bajo este escenario es que Fundación Chile y Microsoft, con el patrocinio del Ministerio de Educación y la colaboración de Inacap, presentan TP Digital, iniciativa que identifica en el contexto actual una oportunidad para innovar, integrando a la práctica pedagógica -presencial o a distancia- recursos digitales, específicos para las especialidades TP. 

Este programa tiene un doble propósito, por una parte, dar continuidad a los procesos pedagógicos aprovechando los recursos dinámicos disponibles, de empresas e instituciones educativas interesadas en enfrentar este tipo de formación, y por otra, preparar a los estudiantes para una experiencia laboral altamente digitalizada.

Más que una medida de contingencia ante el COVID- 19, se espera que este proyecto, que se implementará en primera instancia en las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá, Antofagasta, Atacama y Coquimbo, permee en las prácticas pedagógicas de los liceos, donde los recursos digitales se transformen en experiencias habituales del aprendizaje de los estudiantes para contar así con una educación de calidad que responda al contexto digital en el que se está moviendo el mundo.

La digitalización de la enseñanza técnico profesional requiere de la activa participación del mundo público y privado, trabajando colaborativamente para el desarrollo de Chile. Así, TP Digital es un ejemplo concreto de que vamos en la dirección correcta.

Relacionados

Iniciativa

TP DIGITAL

Columna de opinión

Resiliencia digital para las personas

Iniciativa

TALENTO DIGITAL PARA CHILE

Noticias

Innovador programa busca dar continuidad a los procesos...