Noticias


noviembre 3, 2020

Envases y Embalajes: Innovar para una industria verde

• El rediseño es uno de los principales compromisos que promueve el Pacto Chileno por los Plásticos para reducir el impacto negativo de este segmento.

• Esta nota fue publicada por el Diario Financiero el 3 de noviembre de 2020.

Los desechos de plásticos de envases y embalajes -residuos no orgánicos domiciliarios-, se estiman en 720 mil toneladas al año, ‘lo que equivale a un 3,2% del total de residuos generados en Chile’, acota Mariana Soto, gerente general del Centro de Envases y Embalajes de Chile (Cenem).

Por otro lado, la tasa de reciclaje de plásticos en el país es del orden del 8% al 12%, agrega Soto, donde se podría inferir que las pérdidas valorizadas de estos residuos podrían ser cercanas a los ‘US$ 750 millones por año’.

La ejecutiva aclara que estos plásticos tienen múltiples funcionalidades, como almacenar un producto, transportarlo, distribuirlo y consumirlo.

‘Las pérdidas en alimentos que se evitan por contar con estos envases es al menos seis veces mayor’, advierte. Para Gino Villanueva, gerente comercial de Amcor, el real problema con los envases ‘es el uso que nosotros como sociedad les damos una vez utilizados y es ahí donde todos en forma transversal, incluyendo a los gobiernos, sector privado y consumidores, debemos trabajar alineados, para conseguir nuestro objetivo final de economía circular’.

En ese sentido, los lineamientos que propone el Pacto Chileno por los Plásticos incluyen cuatro compromisos clave para apuntar hacia una industria más verde en 2025, y algunos requieren un alto grado de innovación, buscando soluciones que aún no han sido probadas a esta escala, observa Antonia Biggs, directora del Pacto Chileno de los Plásticos y líder de Consumo y Producción Sustentable de Fundación Chile.

Tomando en cuenta lo anterior es que surge el grupo de trabajo de Innovación Abierta, que busca brindar un espacio para encontrar soluciones ante esta problemática.

Camino a la circularidad

Mariana Soto destaca que la industria está trabajando en reducir gramajes y ‘tender a monomateriales que son más fáciles de reciclar’. También apunta a generar materias primas a partir de recursos renovables y compostables.

Uno de los compromisos del Pacto exige que los envases y embalajes contengan un 25% de material reciclado, situación que Soto valora, pero considera ‘muy desafiante’, ya que no es posible incorporar material reciclado en todos los envases, como en el caso de contenedores de alimentos, ‘donde sólo se puede utilizar polietilentereftalato (PET, por sus siglas en inglés), por las regulaciones sanitarias’. Pese a ello, la ejecutiva visualiza ‘un alto compromiso de la industria para lograr concretar estas metas’.

Para Biggs, las empresas han trabajado de manera colaborativa para lograr cambios reales y, así, disminuir ‘el impacto negativo que genera el mal uso de los envases y embalajes plásticos’. Se trata de un desafío complejo que requiere ser abordado por los diferentes actores de la cadena.

‘Por este motivo, y en un proceso de preparación para la efectiva implementación de la Ley REP, es que el diálogo entre actores de la cadena de valor ha sido fundamental’, añade.

Relacionados

Iniciativa

NUEVA ECONOMÍA DE LOS PLÁSTICOS

Columna de opinión

Empleos Verdes, una oportunidad dentro de la Economía C...

Noticias

¿Qué establece el Decreto de Envases y Embalajes de la ...

Noticias

40 entidades buscan adelantarse a la Ley REP a través d...

Por una economía circular de los plásticos