Me atreví a ser programador: la apuesta por la informática para reinsertarse en el mercado laboral

  • Tres personas cuentan cómo la capacitación vía Sence y Talento Digital para Chile les permitió adaptarse al nuevo escenario provocado por la pandemia.
  • Esta nota fue publicada en el Diario Financiero.

Un giro en 180º en sus trayectorias laborales dieron Armando Burdiles, Pedro Cid y Nathalie Rodríguez, tres personas que vieron en el programa ‘Reiníciate en Digital’ de Talento Digital para Chile y del Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (Sence) una opción para reinsertarse formalmente en el mercado laboral de la mano de la programación.

La iniciativa, según explica el subdirector de Sence, Ricardo Ruiz, busca dar respuesta a la aceleración digital, capacitando a personas sin empleo en áreas que están siendo demandadas por las compañías.

‘Es un programa único, en el que los cursos se crearon y se prepararon en conjunto con las empresas, pensando en los perfiles que ellas están necesitando en las áreas digitales’, dice.

Jeannette Escudero, directora ejecutiva de Talento Digital para Chile, agrega que la iniciativa es una alternativa a la educación digital tradicional, con programas de entrenamiento cortos e intensivos.

Del diseño al mundo digital

Nathalie Rodríguez es colombiana y llegó hace ocho años a Chile para realizar un magíster en Diseño Avanzado en la Universidad Católica. Tras completar sus estudios, se dedicó a trabajar en el rubro del turismo. ‘No me relacionaba en nada con lo digital’, cuenta. Lo suyo era el diseño, dedicándose a capacitar a empresarios turísticos y asesorando en el diseño de experiencias.

Su primer acercamiento al mundo digital fue gracias a su hermano, aunque no pensó que dicha experiencia le cambiaría su trayectoria profesional. ‘Él estaba diseñando una aplicación, esa fue la primera vez que me acerqué a este mundo, ahí comenzó mi interés’, recuerda.

El paso definitivo lo dio a raíz del estallido social y la pandemia. ‘Muchos proyectos turísticos en los que participaba se cayeron, eso me dejó sin trabajo’, dice Rodríguez. Dicho escenario no la desanimó y comenzó a revisar los diversos cursos que ofrecía Sence, hasta que logró ingresar al programa Talento Digital, transformándose en alumna del Bootcamp -programa intensivo de Diseño UX/UI (diseño de interfaz de usuario).

‘Postulé dos veces, porque la primera vez no quedé. El paso por ese programa fue una gran ayuda, me dio herramientas que no tenía, y ahora me dedico a esto’, cuenta Rodríguez, quien ahora se desempeña en Colombia como product designer en Multiplica, una consultora experta en el diseño de experiencias.

Reencontrándose con la vocación

Pedro Cid es otro exalumno del programa de Sence, quien a diferencia de Rodríguez sí tenía cierta afinidad con el mundo de la programación, pero por diversas razones, debió dejar ese mundo.

‘Antes de dedicarme a la gastronomía estuve unos años estudiando informática. Pero tuve que dejar la carrera en 2013, alcancé a estudiar tres años. Soy de la sexta región y, en ese entonces, me tuve que ir a estudiar a Concepción, y por problemas monetarios tuve que dejar esa carrera y devolverme a mi región’, cuenta.

Entonces, optó por su segunda preferencia: el mundo gastronómico. A raíz de esto, estuvo años dedicándose a la pastelería en diversos hoteles, hasta que quedó sin trabajo. ‘Quedé sin pega meses previos al estallido social, y ya después con la pandemia se hizo imposible volver’, relata.

El difícil contexto económico de su rubro lo impulsó a volver a mirar la programación como alternativa para tener ingresos. ‘En abril de 2020 postulé al programa. En ese momento, pensé que tenía que apostar por algo, no podía seguir así, haciendo nada’, dice.

Mientras esperaba los resultados, se preparó con lo que pudo en temas informáticos, hasta que ingresó formalmente al curso.

Cid, actualmente, es egresado del bootcamp Fullstack Python y hoy se desempeña como software development analyst en Mercado Libre. ‘Hay que lanzarse a la piscina y atreverse’, comenta.

De profesor a programador

Como un profesor desencantado con su profesión. Así se describe Armando Burdiles, egresado del programa de Talento Digital de Sence. Estudió Pedagogía en Educación Física, e incluso se recibió con distinción máxima de su carrera, pero nunca conectó con su profesión.

Por sus buenas calificaciones, se le dio la posibilidad de estudiar informática y para financiar sus estudios se puso a trabajar como empaque en un supermercado. Burdiles supo del programa de Talento Digital y sin pensarlo dos veces postuló. ‘Fui el peor alumno de todos’, confiesa, sincerando que la reconversión no fue fácil.

‘Fueron seis meses para aprender programación, fue un cambio de mundo, me dolía la cabeza, pero cada día me maravillaba de las cosas que podía hacer, y las herramientas que iba adquiriendo’, cuenta.

Tras varios esfuerzos y la ayuda de sus compañeros, el profesor logró egresar del Bootcamp de Desarrollo Full Stack Java del programa, y hoy se desempeña como programador en Edutecno, y también trabaja de manera freelance para Atlas Talent Agency, una agencia estadounidense.

‘Cualquiera puede aprender programación, es cosa de atreverse y ponerle ganas’, asegura.

    Conversemos …

    Para comenzar escríbenos tu nombre

    Este campo es obligatorio
    Este campo es obligatorio

    ¿Cuál es tu correo electrónico?

    Este campo es obligatorio

    Déjanos un mensaje y te contactaremos pronto

    Este campo es obligatorio