Patricio Balmaceda, de Circular HR: 40% de las compañías mineras cuentan con un Centro Integrado de Operaciones

  • Fuente: Minería Chilena
  • El representante de la Consultora de Capital Humano de Fundación Chile, explica que “la irrupción tecnológica, asociada a una Industria 4.0, como son por ejemplo el uso de inteligencia artificial, el big data, la automatización de procesos, la robótica, la IoT, la realidad aumentada, entre otros, permiten que sigan en aumento proyectos de implementación de estos centros”.

El ideal de un Centro Integrado de Operación es contar con facilidades y facultades que permitan la toma apropiada de decisiones y contar con la capacidad de llevarlas a cabo en la realidad, en la cual se puedan realizar a distancia operaciones de máquinas, camiones, entre otros. Por otra parte, el gestionar las actividades de los procesos involucrados y cumplir con una planificación maximizando así los gananciales planteados previamente.

Sin embargo, y a pesar de lo beneficioso que es integrar estos centros y tener en cuenta los modelos operativos y de negocios para implementarlos, hoy en día uno de los principales desafíos que enfrentan estos centros, es definir los roles dentro de ellos. 

El gerente de consultoría Circular HR, consultora de capital humano de Fundación Chile, Patricio Balmaceda, explica a MINERÍA CHILENA el desafío de definir la gobernanza dentro de un Centro Integrado de Operaciones y las proyecciones y desafíos para este tipo de centros.

Alcances

¿Cuáles son los beneficios de contar con un Centro Integrado de Operaciones?

Uno de los beneficios es poder contar con una operación coordinada, lo que permite procesos más estables y continuos, evitando condiciones de quiebre (esperas, cuellos de botella) entre subprocesos, maximizando la utilización y productividad de los activos de producción, permitiendo cumplir con los objetivos y compromisos del negocio. Se suma a lo anterior la capacidad de reacción oportuna y coordinada ante la presencia de interferencias, que impactan sin duda, en las metas operacionales. Otro de los beneficios es la mejora de la seguridad operacional, es decir, un impacto directo para los trabajadores, pues permite que la exposición a riesgos se disminuya tanto como sea posible. El contar con un CIO, también y en concordancia con lo que el mundo está exigiendo, permite un uso eficiente de los insumos claves, como, por ejemplo, el agua junto con la acción, en función de la información disponible en tiempo real, en coordinación con otras unidades internas y externas para dar solución y/o disminuir el impacto que genere un problema operacional, como, por ejemplo, derrames.

¿Cuál es el objetivo de implementar un CIO?

Los Centros Integrados de Operación, buscan gestionar en forma sistémica, integrada y en línea los procesos de la cadena de valor principal de una compañía, con foco en el análisis de varianzas del ciclo productivo global, con el fin de determinar las acciones que permitan maximizar la creación de valor de la cadena productiva.

Para lo anteriormente mencionado, de acuerdo con nuestra experiencia y tal como realizamos nuestra consultoría, se debe tener en consideración, al momento de definir el desarrollar de un CIO, cinco dimensiones. La primera es Visión y Estrategia, que tenga un involucramiento desde las áreas de gerencia hasta personal que opera directamente en terreno. La segunda en tanto viene por establecer claramente el Modelo de Negocio y que se relaciona con la visión y la estrategia definida. La tercera dimensión, corresponde al Modelo Operativo del CIO, el que debe definir claramente cómo opera y cómo se relaciona, tanto internamente como con las unidades fuera del CIO y el rol que le corresponde a cada uno. La cuarta dimensión hace referencia a la Organización y RRHH, estableciendo la estructura organizacional del CIO y los perfiles que la componen. La última dimensión es la de Infraestructura, es decir, configurar los espacios, distribución de módulos, distribución y layout de pantallas, que permiten maximizar el buen funcionamiento del CIO.

¿Quiénes debiesen estar a cargo del Centro?

De acuerdo con la experiencia y los trabajos que hemos realizado, hemos ratificado que los CIO deben ser una unidad independiente de las Gerencias Técnicas de una operación, es decir, no debe tener una dependencia funcional de estas, dado el foco global para una toma de decisiones centrada en el negocio. El CIO debe estar a cargo de una Gerencia independiente, que debe mantener un relacionamiento con las Gerencias técnicas, esto para asegurar el equilibrio en la gobernanza del Centro Integrado de Operaciones.

¿Qué proyecciones existen para este tipo de centros?

Hoy en día en torno al 40% de las compañías principales en minería, ya tienen instalado un CIO o están en desarrollo e implementación de estos. La irrupción tecnológica, asociada a una Industria 4.0, como son por ejemplo el uso de inteligencia artificial, el big data, la automatización de procesos, la robótica, la IoT, la realidad aumentada, entre otros, permiten que sigan en aumento proyectos de implementación de Centros Integrados de Operación. Si a lo anterior sumamos, las repercusiones que generó la pandemia, cambiando el paradigma de que la industria no tenía capacidad real de operar a distancia, permiten proyectar aún más el potencial crecimiento en la implementación de CIO en los próximos años.

¿Qué desafíos implican?

La implementación de un CIO plantea grandes desafíos, que van más allá de la integración o incorporación de la tecnología como herramientas, las que están a disposición y de manera más robusta hoy en día y que de acuerdo con los estudios realizados por nuestra área, existe madurez, disponibilidad e implementación de estas. Entre los desafíos con los que se encuentra el desarrollo de un CIO es el de establecer un Modelo Operacional que defina claramente su rol en la estrategia del negocio, determinando quiénes lo componen y cómo interactúan internamente y con los otros procesos de campo, para ello, y cómo lo realizamos en nuestros servicios, es necesario definir la forma de trabajo de procesos bajo una gestión y control centralizado e integrado de operación, junto con desarrollar los procesos, organización y RR.HH., todo apalancado con la tecnología que lo soportan.

A su vez se debe tener claridad de las Competencias 4.0 requeridas por quienes componen el CIO, que no son solamente las asociadas a la tecnología adoptada, sino también a la manera de trabajar e interactuar en este nuevo entorno, y es aquí en donde uno de los desafíos que se incorpora es la de cómo poblar los CIO, desafiando a las compañías en la reconversión de sus profesionales, para la adopción de las nuevas competencias y también para sus procesos de selección.

Otro desafío, que se relaciona con un nuevo Modelo Operativo, es el cambio cultural, que obliga establecer un proceso de gestión del cambio desde el inicio de la iniciativa de querer llevar a cabo un CIO, para definir e implementar un plan de facilitación del cambio que impulse una adecuada comprensión e internalización de los roles requeridos por los gestores y contrapartes del modelo de operación del CIO, que desde la perspectiva y experiencia adquirida frente a esto, determinar un proceso de gestión de cambio tardío, genera impacto en los objetivos planteados, ya sea en las expectativas y en la gobernanza del CIO.

    Conversemos …

    Para comenzar escríbenos tu nombre

    Este campo es obligatorio
    Este campo es obligatorio

    ¿Cuál es tu correo electrónico?

    Este campo es obligatorio

    Déjanos un mensaje y te contactaremos pronto

    Este campo es obligatorio