El norte de Chile fortalece su potencial acuícola

Fuente: AQUA

  • Chile ha apostado fuerte por la diversificación de las actividades de acuicultura, financiando desde hace más de una década proyectos tendientes a desarrollar nuevos cultivos.

En poco más de 40 años, Chile se ha convertido en un país pionero en el desarrollo de la industria acuícola, logrando consolidar la producción de especies como el salmón y el mejillón, las cuales han posicionado a la nación como un referente en estos cultivos a nivel internacional.

Hace más de una década, en tanto, el país definió que no bastaba con sobresalir con dos especies, sino que había que diversificar la cartera y buscar nuevas posibilidades. También había que promover la acuicultura en otras zonas del país y no solo en el extremo sur.

En ese sentido, la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo) ha cumplido un rol relevante, ya que ha sido la entidad pública que ha estado constantemente impulsando y entregando financiamiento a diversos proyectos de diversificación acuícola.

Actualmente, la institución mantiene tres Programas Tecnológicos Estratégicos (PTEC) vinculados al tema, mediante los cuales se ha estado apoyando la producción de tres especies: seriola (Seriola lalandi), congrio colorado (Genypterus chilensis) y corvina (Cilus gilberti). Estos programas tecnológicos –concentrados todos en la zona norte– fueron lanzados en 2016 y en estos cinco años han mostrado notables resultados.

‘El balance es positivo. Los tres PTEC que están en ejecución han cumplido con su principal objetivo, que es aprovechar las ventajas competitivas que ha desarrollado la acuicultura en Chile. Han logrado diversificar la producción acuícola con especies endémicas y estar presentes en los mercados de nuestro país y el mundo’, dijo, en conversaciones con AQUA, el vicepresidente ejecutivo de Corfo, Pablo Terrazas.

El ejecutivo destaca que ‘tenemos cuatro regiones vinculadas al escalamiento de la acuicultura de las nuevas especies: Arica, Tarapacá, Atacama y Coquimbo, comprometiendo recursos totales por más de US$35 millones, donde el financiamiento de Corfo alcanza US$23 millones. Esto, a su vez, ha generado una red de trabajo transversal, fortaleciendo cadenas de valor de gran importancia para el desarrollo regional, donde universidades, asociaciones de pescadores, centros de investigación y colegios, entre otros actores, forman parte de un ecosistema en estos territorios, tanto dentro como fuera de las regiones donde se desarrollan’.

El representante de Corfo añade que este trabajo, además, ha generado capacidades especializadas y locales mediante el uso de tecnologías desarrolladas en Chile para una producción sustentable y circular.

‘Desde Corfo, estamos convencidos de que la acuicultura tiene el potencial de generar beneficios para un porcentaje importante de la población mediante la generación de empleo, el desarrollo de industrias secundarias de bienes y servicios, y la creación de encadenamientos virtuosos con el ecosistema acuícola territorial’, dice la autoridad.

SERIOLA: PROYECTANDO COSECHAS ESTABLES

Acuícola del Norte (Acuinor) –ligada a las familias Lacámara y Elton– ha sido una de las primeras compañías en aventurarse en la diversificación acuícola en el país. Por más de diez años, la firma ha estado abordando el cultivo de la seriola, logrando importantes resultados a la fecha.

En la actualidad, la empresa está en la segunda etapa del PTEC financiado por Corfo –y que finaliza en julio de 2024– iniciando la producción en una nueva unidad de cultivo en sus instalaciones ubicadas en Caldera (región de Atacama).

La firma ya ha estado produciendo la especie, tanto producto vivo (como juveniles y/o larvas) que se venden a diversos mercados, como producto terminado, consistente en pescado entero y filete que también es exportado. No obstante, ahora está ad portas de traspasar los primeros batchs de peces desde la unidad de pre engorda hasta la recién construida unidad de engorda con sistemas de recirculación de aguas (RAS) que ha diseñado y desarrollado in-house con tecnología 100% nacional. El objetivo ahora es comenzar prontamente con las cosechas permanentes, todas las semanas del año.

Se espera que en noviembre ya se pueda obtener los primeros peces. ‘Para partir, estaremos cosechando alrededor de 800 kg semanales. La unidad nueva nos permitirá producir, en total, unas 200 toneladas al año’, cuenta la gerente comercial de Acuinor, Muriel Teixidó. Acota que una vez que esté consolidada la producción en esta nueva unidad, el propósito es duplicar o triplicar la producción en unos dos años más, y de allí ir escalando hasta llegar a unas 1.000 o 2.000 toneladas. En cuanto a mercados, la ejecutiva sostiene que el producto es altamente aceptado en los mercados internacionales.

La compañía ya cuenta con clientes en Brasil y Europa, y está apuntando también a Estados Unidos. En cuanto a este último país, ‘ya tenemos potenciales clientes. Hemos visitado ferias, enviado muestras y recibido feed back del mercado y ya son varios los que están esperando la producción de Acuinor’, dice Muriel Teixidó. Añade que están comenzando también con un programa llamado ‘ProChile a tu medida’, mediante el cual piensan trabajar, fortalecer y mejorar el plan de crecimiento exportador de la compañía. En cuanto al mercado nacional, ‘aún no lo hemos abordado del todo porque no tenemos pescado disponible en este momento, pero sin duda que nos gustaría destinar un porcentaje de nuestra producción enfocado quizás en una primera instancia en restaurantes que prefieran un producto producido de forma sustentable, responsable y en línea con todo lo que son las mejores prácticas, tanto productivas, sociales y ambientales’, manifiesta la ejecutiva.

‘Esta es una industria naciente. Sin duda creo que se van a sumar nuevos proyectos. De hecho, ya hay uno próximo a desarrollarse y es probable que se vayan sumando más. En esta línea, ojalá que los salmonicultores expandan más sus fronteras y se atrevan a diversificar su cartera de productos, invirtiendo, por qué no, en seriola en el norte del país’, sostiene la profesional.

CONGRIO COLORADO: COMENZANDO EL ESCALAMIENTO COMERCIAL

Colorado Chile, empresa nacida en el 2006 con el fin de impulsar el cultivo de congrio colorado en el norte del país, también ha estado avanzando sin tregua en su propósito. Según lo informado a AQUA, el Programa Tecnológico Estratégico (PTEC) de Congrio Colorado en el cual ha estado trabajando la compañía los últimos años con apoyo de Corfo –y con la colaboración de los co-ejecutores Niva, Cargill, Universidad de Chile y Universidad Católica del Norte– culminó su primera etapa el año pasado con muy buenos resultados, lo que ofrece excelentes perspectivas para este proyecto que busca diversificar la acuicultura nacional.

‘Actualmente, está en curso la segunda etapa de proyecto, enfrentando un escalamiento comercial e iniciando un piloto de 20 toneladas con sistemas en tierra a alta densidad de cultivo’, comenta el gerente general de Colorado Chile, Piero Magnolfi. Añade que ‘gracias a los buenos resultados que hemos tenido, es que a principio de este año se sumó un inversionista a Colorado Chile –Kawen, filial aceleradora de proyectos del grupo Ecomac– con un porcentaje de la propiedad, con el objetivo de que luego de evaluar el resultado de este piloto de 20 toneladas, el cual finaliza el año 2024, se pueda tomar la decisión de hacer el escalamiento comercial para una primera planta productiva de congrio colorado en Chile y el mundo de 1.000 toneladas’.

De acuerdo con el emprendedor, ‘los planes dentro de esta segunda etapa del PTEC tienen que ver con evaluar en este piloto de 20 toneladas los costos de producción a esta escala y, con la biomasa que se produzca, acercarse a los distintos mercados, como ya estamos comenzando de manera incipiente con el mercado HoReCa en Chile y cadenas de supermercados como Mercadona de España, con quienes ya se probó el producto, y con ProChile, para intentar entrar al mercado asiático’.

Luego del mencionado piloto, la compañía planea enfocarse totalmente a desarrollar la plataforma productiva industrial para alcanzar las 1.000 toneladas al año. Para ello, ya están solicitando terrenos a Bienes Nacionales en la región de Coquimbo. Pero no solo eso. La empresa, que ha estado trabajando fuertemente con la pesca artesanal en la transferencia de conocimientos y tecnologías para el cultivo y repoblamiento del congrio colorado, espera poder continuar con esta línea, con el fin de permitir que esta especie sea aprovechada comercialmente también por la gente de mar.

‘El trabajo con la pesca artesanal es un frente que queremos impulsar, trabajando con comunidades costeras, ya sea mediante la acuicultura a pequeña escala o repoblamiento. Esto está en el espíritu de nuestro quehacer’, manifiesta Piero Magnolfi.

‘A futuro, sin duda, la industria del congrio colorado podría tener un potencial enorme a medida que el mercado vaya exigiendo. El impacto que la industria podría tener en la región de Coquimbo o en otros lugares del territorio nacional no sólo se limita a la producción de la carne, sino que también a una serie de actividades paralelas a ello que forman parte o no de la cadena productiva, como proveedores de insumos, servicios o la emergencia de subproductos, entre otros’, expone el profesional.

CORVINA: PTEC EN SU ÚLTIMA FASE

Tal como se han observado notables avances en la producción de peces como el congrio colorado y la seriola, la corvina también está dando importantes pasos. De hecho, el PTEC de Corvina, iniciativa ejecutada por Fundación Chile y que cuenta con financiamiento de Corfo, se encuentra en su última fase de desarrollo. Así lo informó Franco Cerda, director del Centro Acuícola Tongoy (CAT) de Fundación Chile, quien cuenta que ‘en los once años que se ha desarrollado investigación aplicada sobre la especie corvina, los resultados obtenidos permiten que, actualmente, dicho recurso nativo se pueda potenciar de forma responsable a través de diseños y operación de sistemas intensivos de cultivo que garanticen el equilibrio sostenible de la producción, bienestar animal, salud humana, preservación de la especie silvestre y mínimo impacto ambiental’.

En cuanto a la producción, propiamente tal, el ejecutivo expone que la tecnología de producción de juveniles realizada en el CAT de Fundación Chile se encuentra validada. ‘El éxito del manejo reproductivo de la especie, con dos temporadas reproductivas al año, permite producir ~150 mil juveniles de corvina por temporada para su crecimiento en sistemas de cultivo en tierra y/o mar. Además, en el CAT se realiza la engorda de los juveniles en estanques ubicados en tierra que operan con tecnología de recirculación de agua (RAS)’, menciona.

El proceso de engorda en mar, realizado en Iquique, también ha sido auspicioso, adaptándose la especie a una serie de variables tanto técnicas como climáticas. En ese sentido, según lo informado, el Programa Corvina ya está en condiciones de pasar de una etapa piloto a una etapa de escalamiento.

‘A la fecha, el tiempo requerido para lograr un pez de 1.000 gramos a 1.500 gramos es de ~30 meses con un factor de conversión (FCE) menor a 1,3 y prácticamente la inexistencia de mortandades por enfermedades’, dice Franco Cerda. Agrega que ‘si bien tanto la engorda en tierra como en mar se han desarrollado de buena manera y han mostrado factibilidad, por la naturaleza nativa de la especie y condiciones requeridas, el proceso en mar puede ser más óptimo’.

Durante el 2019 y 2020 se cosecharon 10 t de corvina, 6,7 t provenientes de cultivo en RAS en el Centro Acuícola Tongoy y 3,4 t desde cultivo en balsa jaula en mar en Iquique. En cuanto a mercados, las anteriores cosechas de corvina fueron procesadas en formato fresco entero, eviscerado congelado y filete sin espinas y sin piel congelado y distribuidas por Pesquera Friosur a través de distintos canales nacionales, logrando realizar pruebas en supermercados, así como también distribución en el canal HoReCa (hoteles, restaurantes y catering).

‘Hemos visto un gran potencial para el desarrollo de una industria en torno a la corvina. Actores privados han mostrado interés en participar del programa y se han unido a este desarrollo. Friosur ha renovado su interés y continúa siendo un socio clave con la mirada puesta en un cultivo comercial. Si bien existen variables a mejorar, el ciclo productivo está probado, por lo que creemos que una escala mayor fortalecerá el modelo económico para el cultivo de la especie’, sostiene el representante del CAT de Fundación Chile.

    Conversemos …

    Para comenzar escríbenos tu nombre

    Este campo es obligatorio
    Este campo es obligatorio

    ¿Cuál es tu correo electrónico?

    Este campo es obligatorio

    Déjanos un mensaje y te contactaremos pronto

    Este campo es obligatorio